Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
L A P E S T E

20/08/2014.

Como si de una epidemia se tratara. Invisible, devastadora, la peste que transpira un hedor nauseabundo, sin que se pueda detectar muy bien de qué pozo ciego procede el mayor tufo. Imparable, con mil rostros, con otras tantas apelaciones a la presunción de inocencia, escapándose de la vergüenza social con malabarismos de resbaladizas anguilas. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Tumefactos e infectados de corrupción sistémica. Como si hubiera sido todo una anécdota sin importancia con el cruel desparpajo de los truhanes que niegan la mayor.

Ausentes de todo sentido moral, irresponsables hasta el esperpento, bandidos incontenibles y dueños de sus fechorías que niegan una y otra vez.

En contra de todas las evidencias. . . por probar ante un juez. Impávidos y facinerosos. . . negando lo palmario, se pongan como se pongan, con la efectividad escandalosa de sus defensas paladinas y sibilinas, contra toda racionalidad, sentido común y escándalo que soslayan una y otra vez.

Por autoría innegable, o por incompetencia manifiesta, o por irresponsabilidad culposa, los trileros del ordeno y mando, sin arrugarse y sacando pecho.6

Desde el abuelo Pujol, tan olvidadizo hasta la tunanta edila mayor de Alicante. Desde la desvergüenza institucional de los ERES en Andalucía hasta la impúdica y organizada prevaricación y cohecho al por mayor y consentido, tan cómplice de la Gürtel en Madrid y Valencia.

Desde la alcaldía más pequeña hasta la Diputación más notable, en un alarde de no dejar de mancillar cualquier valor de honestidad y honorabilidad, entre los representantes áulicos de la casta política española. Después de haber emponzoñado la credibilidad de sus propios partidos.

Por mucho que insistan en seguir avergonzándonos a todo con sus caras más duras a prueba de toda evidencia, al fin, desvelados como malignos y perversos, indignos y choros, se pongan como se pongan de inefables dignatarios. ¡En mala hora para todos nosotros!. En comandilla, al cabo, con sus conmilitones de partido que alargan y alargan la retirada de la confianza. . . a los apestosos culpables del hedor insoportable. . . y que aguantamos el resto.

Como para que queden desenmascarados en proporción a sus deméritos. Porque no tienen excusa y el daño que han hecho es inmenso, tan grande que no deberíamos olvidar ni perdonar. Precisamente porque necesitamos no olvidar ni perdonar. . . porque la peste de su mala herencia, de su peor ejemplo. . . nos asfixia. . . con todas las evidencias por mucho que invoquen los recovecos de una justicia que deje de ser, exactamente, justa. Torre del Mar 18 – agosto – 2.014

2698699 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO