Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
Las chapuzas de la TDT
La mala planificación audiovisual provoca nuevos cambios en los canales de

22/08/2014.

Por más que sus programas de entretenimiento sean denostados, sus tertulias políticas crispen a muchos espectadores y sus telediarios sean tildados de partidistas, la televisión es hoy por hoy el principal instrumento de información y de ocio para buena parte de la población. Sobre todo para quienes viven en zonas rurales y no tienen cerca un quiosco donde comprar un periódico o un cine en el que ver una película de estreno. Texto: Diario El País

Marcos Balfagón

Marcos Balfagón

Gracias a la televisión digital terrestre (TDT), que se implantó en 2010, la oferta de canales se ha visto multiplicada en los últimos años. Este salto tecnológico no fue ni fácil ni gratis. Obligó a acondicionar las antenas colectivas y también a adquirir nuevos televisores, a no ser que se comprara un descodificador para conectarlo a los viejos receptores. Entrar en la era digital salió de media a unos 50 euros por hogar.

Se vendió entonces la idea de que detrás de la TDT había todo un mundo mágico y paradisiaco: multitud de canales, diversidad de contenidos, alta definición, interactividad... La realidad es que pese a las promesas oficiales —y salvo casos muy excepcionales— la TDT trajo más de lo mismo. La cantidad se impuso a la calidad y los formatos baratos de ínfimo nivel crecieron como setas

Los espectadores tuvieron que asumir los costes de la nueva televisión sin rechistar. La implantación de la TDT no era un capricho español sino una directriz comunitaria. Ahora Europa obliga de nuevo a emprender cambios porque la telefonía móvil de alta velocidad necesita una parte de las frecuencias que ocupan las televisiones. La Comisión Europea ha reservado una banda de frecuencias (790-862 MHz) para la tecnología 4G en toda la UE, de modo que algunos canales —sean públicos, privados, nacionales, autonómicos o locales— van a tener que ser desalojados de su sitio

Como es lógico, serán los sufridos espectadores quienes sufraguen la mudanza. Aunque si España hubiera planificado de una manera menos chapucera la TDT —recuérdese que el Tribunal Supremo anuló la concesión de nueve canales— quizá hubiese sido menos complejo todo el proceso. Al menos en esta ocasión no hay que ir a la tienda a la caza del descodificador

2517727 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO