Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
N I C O L Á S

24/10/2014.

Y las buenas maneras, homologadas, bien vistas, de buena crianza, seguro, de dedo meñique estirado, de presencia guay, formalísima, de muy de fiar, tanto como para que se confirmara aquello de que «el hábito sí hace al monje», cuando no hay «nada por aquí, nada por allá», si solo es fundamental la impostura, la huera y encarnizada ambición, entre conmilitones de mucho pedigrí, para que nada quede a la intemperie, como si de una recua se tratara, Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

, «todos a una», disimulando que se es como se aparenta, como hacía el «chicuelo Nicolás», tan remilgado, tan mimetizado en el paisaje en el que sabía moverse perfectamente.

Desde sus tiernos quince años, presentado ante la organización FAES, ¡qué puntería, que intención!, con esa vocación prematura por arrimarse al buen nombre del personal «alfa», tan perfectamente enjabonada la capacidad de «saber estar», «saber saludar», «saber posar», y acompañar el rictus perfecto, ante el personal encamado en sus prebendas, desde sus estrados, honores y privilegios, haciendo como que valen mucho más de lo que . . .no valen..

Con la obsesión propia del neófito entregado a la obra de autopromocionarse, tras los orates ensimismados en sus astringentes mensajes, haciendo fila para poder saludar a su majestad, el rey, con la reverencia justa, medida, estudiada, perfecta. . . como para sospechar de tal papanatas.

Pseudo farsante, tal vez, movidos los hilos desde la sombra de los poderosos, como un chiquilicuatre más, habiéndose creído que algo se le pegaría de los resabidos y resabiados próceres, pagados de sí mismos, mientras el Nicolás del timo tunante sabía posar atrás del personajillo que otorgaba, creído de que era tan importante, y «hacer el trabajo sucio» de la componenda, la intermediación rastrera y tramposa, ¡mecachis!, como para que empezara a echar humo . . .el tufo del personajillo que hacía méritos, . .. posando, presentando, saludando. . .

Mientras nos hemos llevado otro bofetón de estos engolados personajes, desde sus alturas, ofreciendo un espectáculo huero y mentiroso, de tanta pose, de tanto corbateo y buenísimos modales, hasta que el sopapo nos vuelve a dar en todos los dientes. ¡Natural!, como para que nos sigan dando mientras ellos hacen el teatro cruel y sádico, sobre los lomos del pueblo apaleado, mientras salen a diario «nuevos Nicolás» haciendo como que saben comportarse ante sus amos. . .hasta que les venga el relevo del mandato mangante entre tules, sedas, rayas diplomáticas y aguas de perfume de precios inaccesibles.

Como para que ahora nos quieran dibujar que Nicolás solo era o un friqui, o un payaso, o un sosias de sus admirados personajillos. . .de tanto poder, o eso se creía el pardillo que era, que es el bueno de Nicolás, . . .tan peligroso como tantos si hubiera seguido enmascarado en el paisaje amenazador. ¡O qué nos creíamos!, ¡o qué nos creemos!. . .¿que todo era, es solo una broma? Mientras nos han ido robando hasta las entretelas, dejadas a la intemperie nuestra decencia, nuestra dignidad, como para que todavía sigamos creyendo en las apariencias, entre el pobre «sospechoso» y el caballero «desalmado». . .con el «chico Nicolás» de meritorio poniendo «cara» al lado de los líderes admiradísimos, amantísimos, . . .facinerosos.

Torre del Mar 0ctubre – 2.014

2470953 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO