Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
LA DEUDA

15/12/2014.

«La señora Despina, toda de negro como una viuda antigua, pide en el metro de Atenas enseñando su carné de identidad y unos certificados médicos: Soy griega, hija de griego y tengo un hijo de seis años con parálisis cerebral. No tengo trabajo ni seguridad social, ni nadie que me ayude con el niño. La mujer pasa ante un jubilado que se rasca el bolsillo y con una lágrima empañada en cataratas musita. Estoy yo para que me ayuden pero. . .¡se ve cada drama!, mientras mueve la cabeza en señal de impotencia. La escena se produjo este sábado, en la línea 1, en dirección al Pireo». EL PAÍS. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

La deuda pública de alto rango de España alcanza un millón de millones de euros, es decir un billón de euros, es decir una barbaridad que genera un pago obligado de intereses anuales que alcanza treinta mil millones de euros.

                                                           De tal manera que ante esos datos incontestables el futuro de nuestro país, a nivel global, es muy negro, con vistas a muchos años en que se pueda llegar a pensar en enjuagar la deuda de manera razonable y de manera efectiva para que empiece a tener efectos en la población, en su nivel de vida, de poder adquisitivo, lastrado por esa deuda . . . que llaman pública porque, descaradamente, la debemos pagar entre todos, sin que ningún responsable político, económico, financiero se haya considerado responsable. Antes bien las entidades culpables de ese endeudamiento salvaje y burdo han sido rescatadas, ayudadas, subvencionadas. .  .a pesar de los miles de “caídos” que han dejado tirados y muy tirados a su mala suerte.

                                                           Mientras se repite “el peligro” que nos insisten, con todas las alarmas puestas, desde las alturas del poder, sobre qué sucedería si se “tocasen” las condiciones de esa deuda, si se intentase renegociar, si se pretendiese que los responsables se hiciesen cargo de parte. .  .de ella, si se trabajase por amortizar de otro modo esa deuda imposible de superar.

                                                           El fraude fiscal  no ingresado se acerca a los 100.000 millones de euros anuales. Y nadie se alarma demasiado cuando el joven y flamante campeón de motos Marc Márquez pretende empadronarse en Andorra, en esa tradición de pícaro encanallamiento de nuestros ¿mejores?. . .como para que de nuevo ¿volvamos la espalda a lo impresentable?.

                                                           Y se entiende pues como una tragedia nacional “replantearse” la deuda pública que empobrece a millones de españoles.

                                                           Y se “sobrellevan” magníficamente  los desahucios a ancianos, a jóvenes, . . .por deudas de cuatro mil, doce mil, veinte mil euros, por avales familiares de tan poca monta que no son obstáculo para dejar en la calle a los más desgraciados. . . por sus “deudas” impagadas.

                                                           Pero lo que nos ocupa y preocupa es esa deuda pública de altísimo ringo rango que nos tiene  embargados a todos a expensas de las decisiones políticas, del establisment financiero a nivel global, internacional, en un mundo en el que nos hemos convertido, somos literalmente “una pieza abatida”, una pieza a descarnar hasta su aniquilamiento. .  .paso a paso, hasta el empobrecimiento consentido y asumido por un gobierno . . . colaborador con el poder político. .  .

                                                           Ese mismo poder político, en este caso europeo, con Juncker al frente,  tan agresivo contra “los políticos tradicionales griegos” que contribuyeron a hundir su país, Grecia, para que ahora se proponga, promocione a uno de ellos a presentarse a la presidencia del país. .  .ante “el peligro de que gane las elecciones el partido de Alexis Tsipras” y quepor si acaso, ¡oh gran peligro!, pretenda “poner en cuestión” el chiringuito rapaz y predador de quienes tan apaciblemente nos gobiernan, recortando, trabajando por la precariedad. .  .para que la deuda pública permanezca y esquilme el progreso, el futuro de los ciudadanos más desfavorecidos.

                                                           Y para ir matando el tiempo y la indignación. .  .las deudas chiquitas, de quienes . . . no pueden pagar la luz, la calefacción, la hipoteca. . . y el abismo ya ha abierto sus fauces ante tanto endeudado de “poca monta”.

 

                                               Torre del Mar    diciembre – 2.014

2435171 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO