Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
V I D A S E J E M P L A R E S

29/12/2014.

De antaño, de cuando nos dejábamos emocionar con aquellas vidas ejemplares, paganas, religiosas, inscritas en cómics y en novelas historiadas de esfuerzos por ser literalmente «ejemplares». Texto. ANTONIO GARCÍA GOMEZ

“Un joven marroquí se sumó al grupo de vecinos de Mondragón que auxilió a dos hombres que cayeron al río Deba dentro de un coche”.

 

                                               “El río dejó inservible el teléfono móvil de Jaouad, que ha tenido que improvisar otro con piezas de varias marcas”.

 

                                               “El frío que pasó el sábado en el agua parece haber pasado factura, porque mientras habla no deja de sonarse la nariz”.

                                               Y responde : “Todo se pasa. Me metí pensando en la gente, yo soy joven y si enfermo voy al hospital, pero los que estaban en el coche eran personas mayores y había que ayudarlas. Hice un favor, hermano, hay que estar bien con la gente, con Dios y con todo. Es lo que hay”.

                                               Jaouad había llegado a España en patera, cruzando el estrecho, desde su Marruecos natal. Consiguió instalarse en Murcia donde trabajó en el campo, de modo irregular, en condiciones infrahumanas, hasta haberle dejado secuelas como problemas en la espalda y en una pierna que le hacen la vida imposible y que en nada contribuye a aliviar la existencia que lleva.

                                               Hace siete meses llegó a Mondragón donde no tuvo más remedio que dormir durante cuatro meses en la calle:

                                               “Estuve en el monte, en una casa muy vieja de San Josepe  donde pasaba mucho frío , hasta que un día vino la Policía Municipal y me dijo que no podía estar, que me iba a morir. Me llevaron al albergue y allí duermo desde entonces”.

                                               “Fue una mejora, si es que se le puede llamar así: No tengo ni un duro en el bolsillo y como en la iglesia”.

                                               Hace meses, Jaouad ayudó en Oñati a un anciano que cayó al suelo y se abrió una brecha en la cabeza. Parece destinado a ofrecer ayuda más que a recibirla, pero no desespera: “Las cosas buenas siempre quedan”.

                                               Y Jaouad solo es un inmigrante irregular e ilegal sin derecho a asistencia regular de nuestro servicio sanitario.

                                               Y  de modo infamante nuestro presidente asegura que “habido preservado el Estado de bienestar”, y se augura un “muy buen año” 2.015.

                                               Y a pesar de tanta ignominia y tanto sufrimiento aún tendremos humor ñpara celebrarnos un buen Año Nuevo, en el que, con seguridad, tanto nos llegaremos a jugar. .  .

                                               “Mientras habla repite la palabra “hermano” y a medida que cuenta su historia el tono de su voz se quiebra. Jaouad Zarzouri enmudece y rompe a llorar. Se calma al fin y vuelve a recordar”.

 

                                               Torre del Mar   31 - diciembre – 2.014

2434890 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO