Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
Por los muertos del cante

06/01/2015.

Regresa Mayte Martín al Auditorio Nacional con el nuevo concierto Por los muertos del cante, un título quizá un tanto descarnado y funeral acerca de unas músicas que, por el contrario, en su caso permanecen vivas, como un recuerdo perdurable, inspiradoras y llenas de posibilidades para la recreación, lo cual estimula y siempre es saludable. Texto. José María Velázquez-Gaztelu

Claro que en el viaje más o menos sentimental por

aquellos sonidos que en el transcurso de los años la marcaron e impregnaron su

más profunda emotividad, puede haber una mirada nostálgica o un atisbo de

melancolía, pero, en último caso, solo el hecho de poner en funcionamiento un

ejercicio evocador de tal calibre, ya está propiciando la oportunidad de construir

un inédito soporte rítmico y melódico que facilita el camino para la gozosa práctica

de la imaginación. Y en el terreno de la imaginación o de la inventiva, Mayte

Martín nunca se queda corta, ya que ha edificado un ámbito artístico original, de

personalísimos matices. Se trata de un mundo propio con sus claves y exclusivas

reglas que a lo largo del tiempo ha ido afinando hasta encontrar el lenguaje que

la identifica, que la define como cantaora única y perfectamente reconocible.

Siguiendo al pie de la letra el lema de que el flamenco es su origen y no su

yugo, diseña con exquisita sensibilidad cada actuación, cada registro discográfico,

con el afán de un miniaturista entregado con rigor al meticuloso trabajo. Pero

cuando canta bolero, canta bolero y no otra cosa, y cuando se aventura por los

caminos flamencos lo hace utilizando con rotundidad los materiales expresivos

que le otorgan al flamenco carta de naturaleza. Cambia de registro al meterse

en la piel de un género específico. Lo deja bien claro: no hace bolero aflamencándolo,

ni interpreta flamenco con aire de boleros, sino que penetrando en la

dimensión que corresponde a la esencia de cada especie, respeta sus giros,

maximiza los tonos, los sabores, el carácter y el color de las distintas formas con

nombre propio. Pero cante lo que cante, se sumerja en un espacio musical o en

otro, siempre es ella, con unas particularidades muy determinadas, absolutamente

representativas de su universo sonoro y espiritual. Aunque debajo de todo

ese entramado, como un enorme latido, surge el agudo estremecimiento. En

principio tiene la apariencia de lo sutil, pero luego va calando progresivamente

hasta inundar todo nuestro ser. Y este es uno de los atributos de Mayte, su capacidad

para transmitir con la fachada de lo frágil una potente carga emocional.

“Uno mira al mundo presente a través de su propio pasado”, escribe Antonio

Muñoz Molina. Y Mayte Martín lo corrobora cuando dice que “La memoria

es el hilo conductor y la razón de ser” de su espectáculo Por los muertos del

cante. Al lado del compás que marca Chico Fargas y de dos excelentes guitarristas,

José Luis Montón y Juan Ramón Caro, que, en perfecta afinidad parecen

hechos a su medida, Mayte nos trae los ecos de La Niña de La Puebla,

Carmen Amaya, La Niña de los Peines, Valderrama, Farina, Atahualpa, Caracol,

Manolito de María… Ellos nos dejaron, pero están vivos en la voz siempre

viva y grande de Mayte Marín.

2604602 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO