Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
Políticos al borde de un ataque de nervios

12/02/2015.

No cabe duda de que la política española ha perdido los nervios. Se dicen barbaridades y se toman decisiones que parecen cada vez más un golpe de efecto propio de las tertulias televisivas y de los programas de telebasura. Las denuncias, los ceses, las peleas internas, las descalificaciones y la declaración chulesca imponen su dominio enturbiándolo todo con un vértigo difícil de controlar. Texto¨: LUÍS GARCÍA MONTERO

Se toman decisiones ejemplares, se precipita el titular llamativo, se rompen pactos de gobierno, se producen cambios significativos de opinión, se clavan puñales en las espaldas de los compañeros, se dan gritos huecos, se guardan silencios llenos de significado, y todo a un ritmo de vértigo.

La propia deriva de las tertulias políticas y de los tertulianos es una buena indicación. Cada vez son más faltones, mas descarados, más payasos. Y confieso que hay algo que me molesta. En las peleas de cada sesión televisiva, la derecha está representada por periodistas pintorescos, gente de la farándula mediática, mientras que la izquierda, convertida en espectáculo, acude al combate con sus representantes más señeros. Y luego estos representantes se llevan el discurso de la bufonada a sus mítines. Así, por ejemplo, el candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid, Antonio Miguel Carmona, frente a la ocurrencia del tic-tac de Pablo Iglesias, se inventa la teoría del plim-plam para arrancar el aplauso de los suyos. Me preocupa que los líderes de la izquierda se peleen con periodistas segundones y no con los líderes de la derecha. Me preocupa este reparto de papeles en el espectáculo preelectoral.

Bueno, en realidad sólo me preocupa de verdad una cosa: que la derecha sin escrúpulos, que ha robado, y maltratado, y acosado, y recortado, y mentido, y desahuciado, pueda seguir gobernando en España después de las próximas elecciones, ya sea de forma independiente, o ya sea gracias a una gran coalición con el PSOE. Y, en este sentido, reconozco que empiezan a inquietarme los ataques de nervios, porque en los ríos revueltos siempre ganan los pescadores.

Lo peor del vértigo es que, más que a pensar, invita a tomar partido de forma inmediata. Esa ha sido durante años la gran estrategia del bipartidismo. Liquidada la posibilidad de matizar, se forzaba a la gente a votar al PSOE por odio al PP o al PP por odio al PSOE. Es el voto útil de los rencores. Las víctimas son obligadas a los bajos instintos, la rabiosa lealtad inmediata y la comunión con ruedas de molino. Creo, por desgracia, que ese vértigo se ha extendido a los comportamientos y la discusión política general en un momento en el que –y resulta paradójico- se podría romper con el bipartidismo.

Necesito cometer la ingenuidad de no tomar partido en el vértigo, de no caer simpático a nadie, de no levantar aplausos y de enunciar una serie de cosas que no me gustan nada:

1) Me parece infame que el ministro Montoro viole la ley, haga pública información que debe ser privada y utilice los datos de Hacienda para perseguir a sus adversarios políticos. Las instituciones han perdido el pudor.

2) Me parece inaceptable que, en vez de dar un explicación clara sobre el caso Monedero, los representantes de Podemos se acojan a la versión tradicional de la persecución política y la campaña de desprestigio, ahora resumida en el concepto de casta.

3) Como sé que la debilidad de Juan Carlos Monedero no es la avaricia, hubiera preferido una explicación sincera sobre el origen de los fondos para la financiación de Podemos. No resisto esta farsa de mentiras, desmentidos, bravuconadas y complementarias. Y es que a mí Montoro me da miedo, la derecha española me da miedo.

4) Confieso que yo me acerqué en mi juventud a un partido que recibía fondos de la Europa del Este. Y he luchado durante muchos años contra partidos que han recibido fondos de las élites capitalistas del franquismo o de la CIA y la socialdemocracia alemana para fraguar la España de la OTAN. Tengo esa mochila: me ha enseñado a no mentir.

5) Es sobrecogedor que Pedro Sánchez intente superar su debilidad ante Susana Díaz con un golpe de fuerza que rompe el socialismo madrileño antes unas elecciones inmediatas. Daba pena la cara del candidato Antonio Miguel Carmona, junto al cesado Tomás Gómez, al día siguiente de decir que ponía por él sus dos manos en el fuego. ¿Qué pasará en Andalucía? ¿Asistiremos en plena campaña a la decapitación de dos expresidentes? ¿Tan poco respeto le merecen las siglas a las ambiciones personales?

6) También me ha parecido tristísima la actitud de mi amiga Tania Sánchez abandonando de esta manera el partido al que ha representado durante tantos años. Es lícito disentir de las sombras internas, desde luego. Y, por supuesto, a veces es noble abandonar. Pero lo hace uno en silencio. El ruido mediático ilumina más el afán propio que la disidencia política. Nadie es imprescindible en ningún proyecto, a no ser que el proyecto sea prescindible.

7) Comprendo a Pablo Iglesias cuando critica a los aparatos de una izquierda tradicional que se conforma con el control interno y con la minoría bisagra. Izquierda Unida en Andalucía, por ejemplo, acaba de hacer de nuevo unas listas más propias del Partido Comunista que de Izquierda Unida. Pero no comprendo la teorización política de asumir en público que se prefiere ganar votos a conservar los valores o que se necesita abandonar los valores para ganar elecciones.

Y es que yo viví ya una situación parecida en 1977 y 1982. El inmovilismo hace inviable el crecimiento político. Pero el movimiento sin valores, la pura estadística del mercado electoral, condujo a mi país a la OTAN, al imperio del dinero y a un bipartidismo que, entre gritos de unos contra otros, sólo ha servido para supeditar la política a los intereses de las élites económicas.

2463520 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO