Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
U N N I Ñ O

13/02/2015.

«A la memoria de Alejandro, niño de tres años vilmente asesinado, con la pena infinita e inconsolable de haberte perdido». «Hijo mío, hay muchas cosas feas en el mundo, me gustaría que no las vieras, pero eso no es posible» de la película MATAR UN RUISEÑOR Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Cuando muere un niño, cuando matan un niño, cuando sufre y llora un niño por el desamparo de sus mayores, cuando un niño no entiende por qué es golpeado, insultado, engañado, cuando un niño teme y no confía, cuando un niño . .  .es asesinado. . . no ha muerto, no ha sido asesinado . . . un ángel, sino que ha muerto, ha sido maltratado, asesinado . . .un niño, solo un niño y nada menos que un niño. . . que tal vez solo quería . .  .sonreír y confiar, mientras la humanidad entera, cada uno de nosotros, de uno en uno hemos perdido. . . una vez más nuestra inocencia, y sin querer o conscientes caminamos sin remedio hacia. .  .la deshumanización más desoladora, sino somos capaces de reaccionar más allá de una leve conmoción tan instantánea como olvidadiza.

                                   Hace años, en la escuela, celebrando el Día de la Paz, un niño escribió : “La paz se anuncia con una sonrisa”. Y recuerdo como a lo largo de mis años de trabajo junto a los niños siempre me ha conmocionado la necesidad que muchos de ellos han mostrado,  muchísimos por no decir todos, de ser atendidos, escuchados, valorados, encauzados hacia la nobleza de unos valores que van en detrimento, frente a la incomodidad que resulta algo tan simple como . .  .atenderlos, quererlos, alimentar y estimular sus capacidades infantiles por “comerse la vida”. .  .¡ a sonrisas, a dentelladas de limpia e invencible autoestima!

                                   Y sin embargo uno en la vida de a diario, en el rifirrafe cotidiano, de entre los unos con los otros donde parece, con más frecuencia que la deseada, que lo más apropiado sería haber cambiado la preposición “con” por la de “contra”, por el exceso de crispación que se respira, desde los medios oficiales, serios o cómicos, hasta la realidad de a pie de calle, viendo cómo los adultos se enzarzan a diario, en el minuto a minuto de ese pasar que es su vida diaria, triste o alegre, con una disposición. .  .¡contra el otro!, contra el enemigo que es el otro, en esa falsaria y desagradable premeditación de que ¡”yo soy como soy”!, en  ese empeño de auparnos sobre los demás, con muchos aspavientos para defender el odio disfrazado de “inevitable y malsana autenticidad”.

                                   Con nuestros pequeños al retortero de nuestras miserias, imitando nuestros minúsculos odios y vicios, víctimas de nuestros rencores y bajezas, con montones de cariños comprados y envueltos en celofán, reconvertidos nuestros niños en obstáculos insalvables  o en coartadas de nuestros complejos, . .  .mientras ellos solo querrían sonreír y confiar, aprender y confiar, esforzarse y confiar, intentarlo y confiar. . .y ser reconocidos y respetados, y ser reconocidos y valorados. .  .como si solo y nada menos fueran niños, el futuro mejor que . . . ojalá llegasen a protagonizar.

                                   Mientras un niño y otro y otro, demasiados niños en “nuestra aldea global” . . . lloran, sufren, se sienten desvalidos, olvidados, arrinconados, fulminados por un destino social, individual, cruel e injusto, . . . porque cuando un niño pasa frío, no es atendido como debiera, no es escuchado, pasa hambre, es apartado, utilizado, menospreciado y golpeado, . . . ¡asesinado!. .  .la humanidad ha fracasado . . . y solo cabe el dolor y la reflexión. .  .porque . .  .no hemos sabido anteponer la sonrisa al odio, la comprensión, el respeto, el afecto sincero. .  .al egoísmo que todo lo devasta y mata.

                                               Madrid   febrero – 2.015

2471758 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO