Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
¡M E D U E L E!

21/02/2015.

«En el verano de 1.883, durante cinco semanas, caminando o, en su modalidad más cómoda, en asiento de tren de tercera, Francisco Giner de los Ríos recorrió media España junto a alumnos y profesores de la Institución Libre de Enseñanza». «Sin saberlo nosotros, íbamos buscando por estos montes, no a la serrana del Arcipreste, sino la nueva España del porvenir». «Francisco Giner de los Ríos: más que un maestro. Homenaje al fundador de la Institución Libre de Enseñanza, fallecido hace un siglo en Madrid». Dedicación a su antiguo maestro: «Allí el maestro un día soñaba un nuevo florecer de España». ANTONIO MACHADO La Institución nació como un electrón libre en lo institucional: «completamente ajena a todo espíritu e interés de comunidad religiosa, escuela filosófica o partido política, proclamando tan solo el principio de la libertad e inviolabilidad de la ciencia». Texto: ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

El curso pasado, mi último curso tras treinta y nueve años dedicados a la enseñanza primaria, de maestro escuela, a cientos y cientos de niños, de jóvenes. . . de futuros y actuales ciudadanos adultos, triunfantes, frustrados, ¿humanos en cualquier caso?, ojalá, a los que tuve y he ido teniendo el orgullo, el honor, el lujo, el buen empleo de haberlos ayudado, animado, guiado, estimulado, . .  . hacia lo mejor y más que podían y pudieron aprender, para sentirse más seguros de sí mismos, más decididos a comportarse con coraje, conocimiento y seguridad.

                                               Aunque tras mis treinta y nueve años de mi dedicación de maestro de escuela el balance en cuanto a la propia institución oficial y pública. .  .mi balance solo puede y es . .  .agridulce, cuando no profundamente decepcionante.

                                               El curso pasado, concretamente, yo tuve, entre tantos como tuve el gusto y la obligación profesional de servir y atender, un alumno estupendo, un niño de ocho a nueve años, educado, prudente, bueno, esforzado, dócil y espabilado, que prosperaba en su autoestima y en su trabajo escolar y académico con esperanzadoras perspectivas. Cariñoso, necesitado de ánimo y acompañamiento en su aprendizaje integral, pudiéndosele comprobar cómo su semblante se animaba según transcurría el curso. Un chaval procedente de una familia desestructurada, de casa a casa de sus padres divorciados, algo desastres, su madre, su padre, de pocas luces y ahogados por sus necesidades de “sobrevivir” en medio de una crisis que ha golpeado duro a los más débiles, . . . y en medio el niño, el alumno, dejado a su suerte, más mala que buena, mientras el curso pasado era un niño “muy aprovechable”, perfectamente encarrilado, incluso habiendo logrado implicar a los padres. . . también ilusionado.

                                               Y sin embargo, de curso a curso, cuando ya he coincidido varias veces con su madre, este  año, para recibir cuando me intereso por el niño de idéntica respuesta. “Este año va peor, es que la señorita de este curso es muy exigente, y  se le atragantan las matemáticas, y está un poco desanimado . . .”.

                                               Y uno que sabe de “qué tela está cortado el percal” sabe que, desgraciadamente, y en el pleno seno de “nuestra escuela pública” que tanto debería guiarnos y servirnos, un nuevo niño “ha sido señalado” para que pase a engrosar la lista de los “jóvenes fracasados” que escupirá el sistema educativo hasta alcanzar ese 37% de jóvenes que “no alcanzarán” el bachillerato, mientras demasiadas maestras y maestros seguirán ejerciendo de “estultos e ignaros examinantes”, evaluando, clasificando, numerando . . . “excluyendo en prevención” a millones de niños que perderán minutos, horas, días, años . .  .en una anquilosada escuela inservible, mortecina y cruel.

                                               Y las estadísticas llegarán apenas a certificar un fracaso más que ¿a quién importa?. .  .en esta nueva ola de “descubrir superdotados”, “serviles y bienmandados mamporreros” de los poderosos, en una perfecta ley del embudo por el sagrado establishment, mientras se abandona sin dolor ni pesar a quienes más necesitan, precisamente, el efecto saludable, motivador, potenciador de una enseñanza pública y universal . . . que no sabe o no quiere ponerse al “servicio” de la ciudadanía, empezando por los más necesitados, los más torpes, los más desmotivados.

 

                                               ¡Qué pena, qué lastima y qué desazón!.

 

                                               Torre del Mar   febrero – 2.015

2390048 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO