Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
MARÍA PAGÉS MUESTRA EN JEREZ UNA «CARMEN» MUJER DE ESTE TIEMPO
XIX FESTIVAL DE JEREZ

27/02/2015.

Una presentación muy vistosa, con recursos –el juego de los abanicos y esa luz tristona y acogedora- ya vistos en otros espectáculos de la bailora sevillana, abre una obra sorprendentemente distinta en su planteamiento, toda vez que el personaje central de la misma, la mítica Carmen, es tratado de manera diametralmente opuesta a la imagen estereotipada que de ella tenemos desde que Próspero Merimé se lo inventó. Texto: Paco Vargas Fotos: Javier Fergó/Festival de Jerez

Es decir, María Pagés se olvida de las cigarreras y de la mujer de rompe y rasga que representa la Carmen conocida y aprovecha para reivindicar un papel para la mujer actual, aún en los tiempos que corren lejos de alcanzar los niveles de igualdad precisos con  respecto al hombre. Es, pues un espectáculo que utiliza la danza flamenca, española y contemporánea para desmitificar el mito de Carmen y situar a la mujer normal, trabajadora, en el lugar necesario que debiera ocupar siempre. Por eso, las invita a vivir y ser ellas mismas: libres de ataduras y mostrando su natural hermosura que debiera ser aceptada sin más requisitos. La mujer, siendo ella misma, no necesita más. Totalmente de acuerdo.

 
Para explicarlo y situar al espectador, María Pagés echa mano de un espectáculo distinto –ella siempre fue distinta- y novedoso en cuanto al tratamiento de la música –gloria a los compositores y ejecutantes-, al planteamiento de las coreografías y a la sencilla pero intimista escenografía, demasiado apagada quizá, pero efectiva para el entramado de la obra.
 
 
En cuanto al contenido musical y dancístico, destacamos el papel ya alabado de Sebastián Iradier, Rubén Levaniegos, Sergio Menem, David Moñiz y María Pagés. George Bizet está presente, como es natural, pero premeditadamente solapado para dejar claro que ésta es otra Carmen. Como también debemos señalar al magnífico cuerpo de baile, tan disciplinado que no deja  ni un resquicio a la espontaneidad. María no lo permite porque sabe cómo manejarlo y llevarlo a donde interesa: la comunicación de su mensaje y el triunfo personal. Ella es el centro y todo gira en su entorno. Pero, no quiero dejar de mencionar a las dos cantaoras que dejan su impronta y su sensibilidad: Loreto de Diego –cantaora nueva en esta plaza a la que seguir con atención- y Ana Ramón, a la que conocemos de otros espectáculos y sabemos de su calidad y su entrega.
 
Los bailes fueron interpretados con la fuerza y la elegancia y los giros y las geometrías de la bailora trianera. Las alegrías (de las amas de casa, por la letra) bailadas con un mantón hecho de paños de cocina; el recurso, aunque muy visto, bien utilizado de los bastones, los martinetes (“Como la rosa salvaje”), la extraordinaria farruca, la soleá trianera bailada con sentido y sentimiento, los tanguillos hablados de la mujer sin condiciones impuestas: “Con las bombas que tiran los fanfarrones se hacen las gaditanas (las mujeres) tirabuzones”... Todo muy conseguido y centrado en las exigencias del guión.
 
Claro que hay otras maneras de reclamar los justos derechos de todas las mujeres, pero María Pagés –siempre diferente en sus reflexiones y en su admirable rebeldía- deja un mensaje –para mujeres y hombres- que, envuelto en la música preciosa y en los bailes apropiados, nos parece contundente y definitorio. La libertad, cuando se explica bien, es más hermosa si cabe

2388728 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO