Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Cultura
Sabina, como en los tiempos del Zambra

05/03/2015.

El del bombín recuerda sus inicios en Pedregalejo en el arranque en Málaga de la gira «500 noches para una crisis» El cantante repasa el disco «19 días y 500 noches», versiona a Bob Dylan y revive clásicos ante más de 4.000 personas Fuente: Diario Sur.

Es un miércoles noche de primeros de marzo, y más de 4.000 personas corean en el Martín Carpena. Pero esta vez aquí no se juega ningún partido trascendental de la ACB. Esto es otra liga, una muy exclusiva, la que se disputan unos cuantos nombres capaz de movilizar a las masas sin necesidad de ofrecer nada revolucionario ni innovador. Simplemente por ser quienes son. Y ahí compite Joaquín Sabina. El del bombín puso a cantar y a bailar a «boquerones y forasteros» en el Palacio de los Deportes de Málaga con una revisión de sus clásicos. «Contra el olvido, contra el ébola y contra el ISIS, en tiempos de tormenta», Sabina daba así la bienvenida a su gira ‘500 noches para una crisis’ (aunque con entradas de entre 40 y 120 euros...).

Era la primera de esas noches de poesía, música e ironía del último tramo del tour español. «Málaga no es un lugar cualquiera. Todavía quedan viejos del lugar que saben que en su época en Pedregalejo, en El Zambra, hicimos una sucursal de la Mandrágora. Y fuimos lo más felices que podíamos ser tan jóvenes e indocumentados como éramos», recordó el de la voz rasgada. Han pasado años (y décadas) desde entonces, pero ahí estaba Sabina, sentado en un taburete, guitarra en mano y disfrutando del directo como en los tiempos del Zambra.

Hacía cinco años que el poeta canalla no se subía en solitario a un escenario malagueño –la vez anterior vino con Serrat–, y anoche regresó para recordar rimas firmadas en los 90 «que siguen viva y no nos avergüenza cantar». Porque la cita de ayer era para celebrar la buena salud de su disco más celebrado, ‘19 días y 500 noches’, el «último de mi juventud, que alargué hasta los 50 tacos». Como en aquella grabación de 1999, ‘Ahora que’ rompía el hielo. Con los ánimos ya bien altos, el de Úbeda avanzaba con los primeros acordes de su guitarra uno de los platos fuertes de la noche, la canción que da título al disco, cantada a voz en grito por el público. «¿Esta sí que os la sabéis, ¿eh?», bromeaba.

En plena forma

Después le seguirían, uno a uno, los ‘tracks’ de esa obra maestra. ‘Barbi Superestar’, ‘Una canción para la Magdalena’, ‘A mis cuarenta y diez’, ‘Donde habita el olvido’, ‘Noches de bodas’ (que dedicó al exjugador de fútbol Claudio Caniggia, entre el público)... Temas en plena forma. Como él, pese a todo lo vivido, y sufrido, desde que las estrenara. Recordó el ictus... «que creo que no me dejó secuelas, aunque mi novia dice que sí», ironizó. Y todo lo que a partir de ahí le pasó: le «dejó una chica» y después le «adoptó otra», le «echaron de los bares» y abandonó «sustancias no exactamente recomendables para la juventud». «Aunque lo vivo con nostalgia», admitió.

Pero Sabina también se salió por momentos del guión de ‘19 días y 500 noches’. Interpretó una personal versión del «viejo juglar» Bob Dylan, ‘Ese no soy yo’ (‘It ain’t me’) y revivió clásicos de otros álbumes, como ‘Más de cien mentiras’ o ‘Y nos dieron las diez’.

Él es la estrella de esta liga, sí, pero poco haría sin la vieja guardia que le escolta en el escenario con maestría y aplomo, entre ellos Pancho Varona y Antonio García de Diego. «Me han aguantado muchos más años que ninguna mujer», reconoció. Completaban el equipo Jaime Asúa, Pedro Barceló, Josemi Sagaste y la voz de la andaluza Mara Barros. A todos les dio su momento durante el concierto y con todos tuvo gestos de complicidad. «Cantan mejor que yo pero yo cobro más». Ellos, con su puesta en escena, sus coros y sus solos, engrandecieron el concierto, que se retransmitía a través de tres pantallas gigantes. La del centro del escenario proyectaba también vídeos e ilustraciones sincronizadas con cada tema. Un espectáculo completo. Con Sabina una noche vale por 500

2604647 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO