Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
PASTORA GALVÁN RINDE PLEITESÍA AL BAILE FLAMENCO CLÁSICO Y TRIUNFA EN OTRA GRAN NOCHE
XIX FESTIVAL DE JEREZ

08/03/2015.

Venía en esta ocasión, Pastora Galván, con una obra, "&DENTIDADES», que había despertado no pocas expectativas ya desde su propio título. Y es que la bailora sevillana nunca ha sido una artista previsible. Por eso, en esta edición se presentó sola ante el peligro, aunque muy bien acompañada, para exponer sobre el proscenio ocho miradas –sus miradas- a bailaoras y bailaores que ella tiene como referente, sin que por eso se pudiera deducir que el espectáculo iba a ser una mera copia de sus admirados artistas del baile flamenco. Todo lo contrario. Primero, porque cada quien de las artistas recordadas era y es única. Y segundo, porque la propia Pastora es tan personal bailando que difícilmente nos la imaginamos haciendo otro baile que no sea el suyo. Texto: Paco Vargas Fotos: Javier Fergó/Festival de Jerez

Pastora Galván

Pastora Galván

Se trataba, creo yo, de ponerle precio artístico y reivindicar, sobre el escenario del principal espacio escénico del Festival, el baile flamenco clásico con toda su grandeza, que es mucha. Ni más ni menos. El público entendió el mensaje, pero se mantuvo expectante y en silencio (apenas algunos aplausos arrancados y a destiempo).

 

Sin embargo, algo maravilloso ocurrió cuando José Galván, padre y maestro de la bailaora, surgió humilde y mágico, como una aparición del pasado. Pulcra y elegantemente vestido, llamando a la guitarra y al cante por soleá. Los músicos acompañantes (cantaores y guitarristas y palmeros) intuyen que algo grande está a punto de ocurrir. Y están en lo cierto. El maestro sevillano da los primeros pasos por soleá. El silencio se adueña del teatro. El arte llama a los corazones dormidos. Lento el baile, quieto el cuerpo, recorriendo el proscenio como si el tiempo no existiera, recogiéndose y plantándose ante el mejor toro del baile, mandando y templando. Haciendo que todas los ojos clavaran la vista en él, en su baile eterno, sencillo y hermosísimo. Muy grande. Fue sin duda el momento más emocionante del Festival de Jerez. El respetable irrumpió en sentidos ecos de admiración. Y cuando se retiraba emocionado, el gentío puesto en pie le rindió el mejor más sincero y espontáneo reconocimiento que todo artista pueda soñar.
 
Y a eso vamos, a que quizá sea preciso pararse a reflexionar para seguir avanzando. Porque tanto experimento está resultando excesivo. Y tal vez por esa razón, el público reaccione con pasión y naturalidad ante el baile flamenco de siempre, que no quiere decir anquilosado, sino canónico y sin rechazar la evolución natural de la mano de los artistas que lo son. De los que tienen  talento y lo demuestran sin necesidad de extraños montajes que la más de las veces esconde  falta de ideas y de talento.
 

Pero, la esta gran noche de baile flamenco no fue exclusivamente la emoción contada que rasgó nuestros corazones. Hubo más emociones y más cante, toque y baile flamenco. Gloria al cantaor Miguel Ortega –que está pidiendo a voces, y se lo merece, un lugar protagonista-, al guitarrista Ramón Amador y a la cantaora y bailaora Tía Juana la del Pipa, pura esencia jerezana. Así, Pastora Galván, recordó y fue dejando pinceladas, según ella las ve, de grandes artistas como Matilde Coral (alegrías), Loli Flores (seguiriyas), Milagros Mengíbar (taranto), Eugenia de los Reyes (caña), José Galván (caña), Carmen Ledesma (romance), Juana la del Pipa (bulerías) y Manuela Carrasco (soleá). Más un número final, titulado “A tres”, por tangos y bulerías.
 

Que bailara más o menos parecido o siguiera la estética de los artistas citados es lo de menos. Porque la penúltima noche de Festival todos habíamos ido a ver a la siempre novedosa bailora, que nunca defrauda. De ella se puede esperar casi todo menos el aburrimiento. Gustará más o menos dependiendo del espectáculo que ofrezca, pero nunca deja indiferente a nadie. Y menos si viene acompañada por la grandeza de artistas como José Galván, último eslabón de una cadena de oro que hace tiempo perdió brillo y valor.
 
FICHA DEL ESPECTÁCULO:
 
Lugar, fecha y hora: Teatro Villamarta, 6 de marzo 21:00 horas. Aforo: Lleno. Baile: Pastora Galván y José Galván (Artista invitado). Cante: Miguel Ortega, Cristian Guerrero y Juan la del Pipa (Artista invitada). Guitarras: Ramón Amador y Pedro Sánchez. Palmas e interpretación: Torombo y María del Mar Montero “La Canija”. Dirección: Antonio Canales. Coreografía: Pastora Galván y Rocío Coral. Diseño vestuario: Justo Salao. Diseño de iluminación: Óscar Gómez de los Reyes. Producción: Carlos Sánchez/Soloxarte Producciones 

2603496 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO