Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
S O B R E L A S E N C I L L E Z

11/03/2015.

De cuando nos reuníamos, como todos los días, alrededor de la mesa, con mi padre a la cabeza de la mesa, conmigo enfrente, y con mi madre y mi hermana en un lateral, frente a la pared de la cocina, con sus azulejos amarillos tan limpios y relimpios, salpicados de calcomanías infantiles, bajo la peanita desde donde la radio presidía la reunión familiar Autor. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

De a diario o de festivo, tras la atenta y reverencial dedicación al “parte”, a indicación de “callaros” de mi padre, para seguir la información “dirigida y exclusiva”, como para ir comiendo en silencio respetuoso, el menú diario, el menú de fiesta, tal vez un arroz con chirlas, con su ajo y perejil dando el toque “fino” para el plato “de los domingos”.

                                                           Para continuar luego con unos filetes empanados, tan jugosos y sabrosos, con su guarnición de pimientos asados, para ir comiendo “con urbanidad”, como nos enseñaban en el colegio, como vigilaba nuestra madre . . . para que no apoyáramos los brazos en la mesa, ni masticáramos enseñando la comida, con la buena costumbre de llevarnos la comida a la boca y no la boca a la comida, para saber no hablar por hablar . . . escuchando lo que tenían que decirse los padres, con un trocito de pan en la mano para acompañar. .  .con cuidado de besarlo si se caía al suelo, con dedicación a la hora de dejar el plato limpio, bien untado todo . .  .como si hubiera que dejar el plato limpio y brillante . . . como una patena.

                                                           Para poder darle la vuelta al plato, para disponer del culo de loza en popa para depositar el postre  . . . “de los domingos”, o bien una rueditas de naranja espolvoreadas de azúcar, o bien un trozo generoso del flan casero y familiar que mi madre tan rico lo sabía cocinar, o bien la loncha bien cortada de melón en el verano, o bien  las dos mitades de un melocotón en almíbar, para relamernos con el extraordinario postre que pusiera gloriosa diadema a la comida de los días de fiesta . . .

                                                           Con la sencillez en la reunión familiar con que nos reuníamos a comer. . . alrededor de una armonía asentada en la humilde magnificencia de nuestras comidas . . . de los domingos.

 

                                                           Torre del Mar     marzo – 2.015

2388839 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO