Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
E S A C A T A D U R A . . .

06/04/2015.

«Soy española, casada con un ecuatoriano tras treinta años viviendo en Ecuador, y seguía teniendo mi tarjeta sanitaria, pero al niño no lo querían atender, por no tener papeles españoles». «Le costó discusiones con administrativos del centro de salud y con un pediatra, pero al final consiguió que otro de los médicos atendiera a su hijo y le hiciera las pruebas». «Los análisis me los hizo un poco de extranjis, a escondidas, sin que se enteraran los administrativos». Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Esa catadura, como poco amoral, cuando no inmoral, legislada y dictada desde las alturas del poder político, contra la humana moralidad que vendría derivada de una convivencia a pie de igualdad, respeto mutuo y fraternidad.

                                               Esa catadura que calcula y devasta cuando puede y “corrige” cuando cree que le conviene. Porque interesa tanto mantenerse en el poder, ahora que puede o calcula que se ve amenazado.

                                               Y así el gobierno del PP dice ahora que “devuelve derechos sanitarios a los in papeles”, ¿aunque no sean españoles de pura cepa y ley solo sean seres humanos?. . . pues eso parece con la sangrienta desfachatez de quien solo calcula “rédito electoral” en sus actuaciones políticas tras haber laminado la sociedad gobernada por pura y dura ideología, tras haber arrasado con derechos humanos elementales, por mucho que se pongan ahora tan “sensibles” hacia los más desfavorecidos, aunque. . . hasta un límite, porque, al cabo, a los inmigrantes ilegales se les atenderá pero, ¡faltaría más con los pedigüeños tan irregulares!, pero sin concederles tarjeta sanitaria y sin concretar si les podrán recetar fármacos, o si les podrán derivar a los especialistas, o si podrán acceder a pruebas diagnósticas. . . aunque resulte que “las rectificaciones” puedan asegurar ¿un montón de votos?. . . como cuando se olvidaron de “la ley del aborto”, y se anularon “las tasas judiciales”, . .  .y ahora también hablan de “bajar los impuestos”. . . con tal de que vuelva a presentarse el “trágala” por si cuela y el caladero de votos vuelva a dar fructíferos réditos electoralistas.

                                               Mientras se nos olvida la insensibilización demostrada día a día, norma a norma, proyecto de ley a ley dictada a lo largo de los más de tres años de legislatura.

                                               Mientras se exhibe la beata devoción, de tiros largos, encorbatada y trajeada, para que nada chirríe más de la cuenta, señalado “el peligro público”, todo atentos al prietas las filas ante “las rectificaciones oportunísimas. . .” de quienes quieren hacerse otra vez de fiar.

                                               Mientras nada cambiará lo fundamental como para que el “sistema” deje de dar de comer a quienes buscar su apesebramiento asegurado en las filas del poder establecido, vía democrática cada cuatro años, sin que la plebe se haga demasiadas ilusiones, ahora que el buenísimo sobrevolará la ciudadanía tan crédula como expectante o un poco menos.

                                               En tanto no pueden disimular la catadura de quienes ahora “quieren rectificar sobre sus perversas medidas”, como si todo se hubiera tratado de una broma pesada.

                                               Y nada parecerá lo mismo aunque solo sea tan miserable que solo pueda causarnos asco a muchos de nosotros, cuando no nos creemos ni los gestos, ni las palabras, ni los hechos que solo pretenden redundar en su propio y estricto beneficio.

                                               Porque ya nadie se acuerda de cuando hablaban del “efecto llamada” para saturar las salas de espera de ¿nuestros? hospitales, cuando estamos como si no estuvieran hablando de seres humanos.

                                               Torre del Mar    abril – 2.015

2598204 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO