Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Noticias de prensa
Diez mil familias han renegociado su hipoteca por la subida del Euribor
Economía

28/09/2007.

Los expertos aseguran que esta tendencia es un signo inequívoco de la falta de liquidez en los hogares, mientras que el ahorro está en mínimos históricos. Insisten en que el mercado inmobiliario está estancado

Malagueños en apuros. La imparable subida del Euribor está dejando cada vez con menos posibilidades de maniobra a los malagueños. G. Torres

Malagueños en apuros. La imparable subida del Euribor está dejando cada vez con menos posibilidades de maniobra a los malagueños. G. Torres

JOSÉ ANTONIO SAU. MÁLAGA El precio del dinero sigue subiendo sin que parezca tener freno y, por tanto, ahogando la cada vez más débil economía de las familias malagueñas. No en vano, el Euribor subió ayer hasta el 4,72%, casi un punto más que en septiembre de 2006, en lo que supone su vigésimo cuarto incremento consecutivo. En concreto, el enésimo aumento de la principal referencia utilizada por los bancos españoles para otorgar préstamos para la compra de viviendas ha hecho que cada vez más malagueños busquen una solución distinta a las habituales: renegociar su hipoteca con las entidades financieras bien para bajar la cuota mensual o para conseguir unos meses de respiro pagando sólo los intereses.
Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), 9.638 familias malagueñas han renegociado su préstamo hipotecario entre enero y julio de este año, lo que supone un incremento de casi un 25% sobre las personas que dieron tal paso en el mismo periodo de 2006 (7.711).
El coordinador del Instituto Andaluz de Estudios Financieros, Ángel Yagüe, explica que esto supone "un claro síntoma de que la falta de liquidez está cada vez más presentes en los hogares malagueños". A ello se añade el dato de que el ahorro familiar no está en sus mejores momentos.
En muchas ocasiones la renegociación de la hipoteca se aprovecha para agrupar todas las deudas familiares. Esto consiste en que el banco o caja de ahorro concede un préstamo sobre el total de las deudas, de forma que la cuota hipotecaria acaba siendo más baja cada mes pero crecen de forma significativa otros gastos colaterales.
Eso si se hace con el banco de siempre, pero muchos recurren a intermediarios financieros que, según Yagüe, "sólo por estudiar la operación y presentárse a las entidades financieras cobran 1.200 euros".
"Suelen agrupar un montón de pagos de bienes de consumo dentro de la garantía hipotecaria y, aunque suele ser habitual que baje la cuota mensual, al final se pagan más intereses, más gastos derivados de la propia renegociación o ampliación dentro del arancel notarial", explica Yagüe, quien asegura que ahora el mercado está "mucho más parado de lo que parece".
Esto se debe a que el especulador no percibe los beneficios de la actividad inmobiliaria tan rápido como antes y, por tanto, comienza a retirarse del mercado y a que el que compra no lo tiene tan fácil a la hora de optar a una hipoteca, porque los bancos han endurecido sus condiciones. Algunos directores de sucursales bancarias comentan en voz baja que casi no entran operaciones nuevas, casi todo son ya renegociaciones de hipotecas. Yagüe destaca que el precio de los inmuebles en Málaga no ha bajado debido "a que los vendedores siguen sosteniendo precios inalcanzables, mientras que en Madrid, Barcelona y Valencia sí bajan rápidamente los precios".
A pesar de la senda alcista del Euribor, los expertos recuerdan que el índice de morosidad de las entidades financieras sigue lejos del mítico 1%, a pesar de que las familias están cada vez más con el agua al cuello.

La entidad financiera con quien el cliente tiene contratada la hipoteca es la mejor opción para hacer las modificaciones

En el ámbito de la renegociación de deudas hipotecarias no hay secretos. Si los expertos aconsejan practicar la `infidelidad bancaria´ cuando de contratar nuevos servicios financieros se trata, a la hora de renegociar un préstamo hipotecario lo mejor es acudir al banco habitual. Ésta es la opinión de Ángel Yagüe, coordinador del Instituto Andaluz de Estudios Financieros, quien añade que "ésa es la entidad que tiene más miedo de que una hipoteca se deje de pagar".
Éste es el primer paso para renegociar la deuda, puesto que "los problemas de remuneración inciden en el trabajo del director de la sucursal de la que se trate", apunta el economista. Por eso hay que evaluar las posibilidad antes de renegociar un crédito y, sobre todo, si es posible evitar a los intermediarios financieros: "Muchas veces se busca aflojar la soga sobre el cuello y, al final, los clientes acaban apretándola con una mala decisión", apunta.

Aconsejan renegociar con el banco habitual

Acreditación. En el segundo paso, la entidad financiera exigirá al cliente que presente numerosos documentos para asegurarse de su fluidez económica, algo que antes no tenía tantas trabas, pero que ahora se ha endurecido hasta casi el absurdo debido a la situación financiera de incertidumbre que se vive en la zona euro. "Lo normal es que tenga que entregar sus nóminas, sus declaraciones sobre la renta, una tasación actualizada sobre el inmueble y algunos requisitos más como recibos o facturas, con lo que detectan tu liquidez de forma muy rápida y todo porque temen quedarse sin nada", aclara Yagüe.
Después llega el tercer paso, cuando el cliente propone y el banco dispone o al revés. En general, lo que suele suceder es que las cuotas hipotecarias bajan en un porcentaje alto, pero a la larga se pagan más intereses. En cualquier caso hay varias opciones, según explica Yagüe: "Puede ocurrir que se alargue el plazo de carencia hasta los dos o tres meses, que sólo se paguen los intereses y no se pague el principal o que, por otro lado, no se amortice el principal, por ejemplo, durante unos cinco años", dice.
Muchas entidades se han lanzado a la caza de los renegociadores, de forma que les ofrecen una reducción impactante en el diferencial que se suma al Euribor a la hora de calcular la hipoteca o una rebaja en los intereses, a pesar de que los expertos aconsejan actuar con cautela. "En los tiempos que corren hay que tener cautela: no será la primera vez que a alguien le conceden una hipoteca puente para que una pareja se compre otra vivienda y, por desgracia, no consiguen vender la casa en la que viven", concluye Yagüe.
José Antonio Sau. Málaga

LA OPINION DE MALAGA

2572469 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO