Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
5 DE MAYO DE 1.945

08/05/2015.

Una fecha más, para poder pasar desapercibida, a poco que el olvido haga su trabajo, y sin embargo cada fecha tiene sus hitos familiares, minúsculos, únicos e inolvidables hasta el desvanecimiento de la memoria, y cada fecha tiene también registrados sus hitos históricos, mayúsculos, sin opción al archivo y también sujetos, en mala hora, al olvido más injusto. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

El cinco de mayo de mil novecientos cuarenta y cinco las tropas norteamericanas liberaron a los maltrechos supervivientes del campo de concentración de Mauthausen.

                                               Un campo de concentración nazi al que fueron deportados, entre otros muchos miles más de perseguidos y confinados, cerca de 7.200 españoles, republicanos huidos de su reciente derrota, de los que fallecieron en condiciones de extrema crueldad y abominable injusticia 4.672.

                                               Un ejemplo más desgraciadamente, un crimen de lesa humanidad, un botón de muestra más de la culpabilidad inhumana de los unos contra los otros, en nombre de sus ideologías, de su odio amancebado, de su fanatismo e intolerancia, de su odio injustificable, incluso de su miedo y su naturaleza letal y perversa, en el desarrollo de la banalidad más pavorosa que permite y consiente el horror inimaginable, el horror y el daño inadmisibles, el crimen razonado, protocolizado, consentido, al cabo, más veces de las necesarias, desde la indecencia más chiquita hasta la barbaridad más insoportable, desde la normalidad que supone acabar con el otro desde la “legalidad” más injusta.

                                               Sin que supusiera ningún fin en sí mismo del crimen inhumano y miserable que tan bien practican demasiados humanos, antes bien para pasar a convertirse en un hito más, documentado, coloreado, recogido y datado . . . y poco más.  

                                               Y así soportando lo insoportable, como si estuviésemos hechos de insensibilidad inmisericorde, frente a tanto delito solapado, ante tanto abuso intolerable, ante tanta permisividad ante la injusticia, la indecencia, la deshonestidad que a diario se enseñorea sobre nuestra. . . dignidad pisoteada,. .  .¿con nuestro silencio?, ¿con nuestra necesaria colaboración?

                                               Cuando ya solo nos queda la memoria de quienes cayeron ante el crimen que jamás pudo ni debió suceder. . . aunque esto no tenga fin y sin embargo . . .¡callamos tanto!,  porque la maldad sigue instalada a nuestro alrededor, en el ámbito más cercano, en la geopolítica más dañina y localizada. . . como para que sigamos consintiendo lo intolerable.

                                               Porque seguimos callando, ¿por qué seguimos callando?

                                              

                                   Torre del Mar    mayo – 2.015

2461891 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO