Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Deportes
Las claves del descenso de El Palo

12/05/2015.

La falta de gol, las lesiones o los malos partidos fuera de casa envían al equipo a Tercera El hecho de que los cuatro delanteros del equipo solo hayan sumado ocho goles en toda la temporada es un dato elocuente Fuente. Diario Sur.

Estrella. Apoño, expulsado contra el Marbella.  / Ñito Salas

Estrella. Apoño, expulsado contra el Marbella. / Ñito Salas

Ya es un hecho. El Palo volverá a jugar la próxima campaña en Tercera División. Después de su derrota en Los Cármenes frente al Granada B por 2-1, al equipo malagueño no le quedan balas en la recámara. Aunque venciera en su campo de San Ignacio al UCAM Murcia en la última jornada, los blancos no podrán optar a la salvación. La mala temporada del equipo paleño se explica en varias claves. La principal es la falta de gol en el último tramo de la temporada, que deja ocho tantos sumados por todos los delanteros. No obstante, también existen otros matices negativos, como las lesiones de ‘pesos pesados’, la falta de conexión con la grada o la necesidad de reconvertir a jugadores importantes a otras posiciones por necesidad táctica. En los compromisos lejos de San Ignacio, El Palo ha desplegado normalmente un buen juego, pero pese a adelantarse en el marcador casi siempre se vio superado en la segunda parte. Uno de los puntos de inflexión de la temporada se produjo hace una semana. La derrota en casa contra el Marbella provocó la salida pactada del entrenador, Rafa Muñoz, cuyo puesto lo ocupó el exmalaguista Fernando, técnico del equipo juvenil de El Palo. Con solo dos partidos por delante para cambiar el rumbo de un equipo en una dinámica negativa, la salvación no ha sido posible tras perder el domingo.

La falta de gol

El ‘handicap’ por excelencia del equipo paleño. Sus delanteros solo han sumado ocho goles entre todos. Los cuatro han tenido oportunidades para reivindicarse, pero ninguno ha conseguido sobreponerse a la ansiedad por perforar las redes rivales. Julián y Pirulo han participado durante toda la campaña, mientras que Pibe y Jaime Moreno lo hicieron solo desde el cierre del mercado invernal. Los cuatro son delanteros con nivel para la categoría, pero, desafortunamente para El Palo, ninguno ha estado al nivel esperado para ser el ‘nueve puro’ de un equipo que necesiataba materializar sus ocasiones.

Afición. Vista del palco y parte de las gradas.

Afición. Vista del palco y parte de las gradas. / Ñito Salas

 

Lesiones inoportunas

Durante todo el año El Palo ha sufrido bajas muy sensibles que, sin duda, han condicionado el rumbo de los partidos. Ya explicaba hace dos meses el exentrenador paleño, Rafa Muñoz, que había choques en los que era «muy complicado» sacar una convocatoria. Una de las ausencias más destacadas ha sido la de Manolo, uno de los veteranos, que se ha perdido el final de la campaña. El lateral derecho asume muchos galones dentro del campo, y sus compañeros lo han echado de menos en situaciones límite vividas en las últimas jornadas.

Posiciones reconvertidas

Muchos de los futbolistas han jugado en posiciones poco naturales para ellos. La mayoría de ellos han cumplido con creces sus cometidos, pero esto no les ha permitido exprimir sus cualidades en los puestos en los que están acostumbrados a jugar. Los casos más claros son los de Rafita –que se reconvirtió a lateral siendo medio defensivo–, o Iván Márquez, que ha tenido que ser central muchos partidos, perdiendo presencia en el centro del campo.

Los partidos a domicilio

En la mayoría de los compromisos fuera del fortín de San Ignacio el equipo malagueño no ha podido llevarse los tres puntos. Sumó empates muy importantes a domicilio, como contra el Cádiz en el Carranza, pero la falta de definición hizo que los empates comenzasen a saber a muy poco. Se ha adelantado en muchos de los choques, pero el rival casi siempre ha acabado remontando en la segunda parte. Ha faltado rematar muchos partidos.

Dependencia de Apoño

La llegada del talentoso centrocampista malagueño fue una gran noticia para el equipo paleño. El equipo confiaba mucho en Apoño, y cuando ha estado fuera de la convocatoria por sanciones o alguna lesión sus compañeros han notado su ausencia. Generaron muy rápidamente una dependencia futbolística del fichaje estrella de esta temporada, que no pudo disputar el partido del domingo por la sanción de 12 partidos sufrida tras su expulsión en el duelo con el Marbella.

Técnico. Muñoz no terminó el curso.

Técnico. Muñoz no terminó el curso. K.Á. de Toledo

 

Falta de conexión con la grada

Durante toda la temporada, muchos de los ‘pesos pesados’ del equipo han explicado que la afición, muy importante para ellos, se había «acomodado», y que no era la hinchada temible de antes para los equipos rivales. En la segunda vuelta San Ignacio ha reaccionado y las gradas han estado mucho más llenas.

Los dos equipos cordobeses

La clave del hundimiento estuvo en las dos visitas del Córdoba B y el Lucena. Los dos eran rivales directos que llegaban a San Ignacio muy tocados, y El Palo los dejó vivos, ya que cayó en los dos encuentros inexplicablemente. Estas dos derrotas dejaron tocado al vestuario, que no supo levantar los resultados posteriores.

Mala suerte

Un descenso no puede achacarse solo a la mala suerte. No obstante, el equipo malagueño ha sufrido muchos infortunios durante toda la campaña. Los que más, los balones que se estrellaron en el travesaño cuando todo el público gritaba gol, como el testarazo de Julián contra el Jaén que hubiera supuesto un cambio radical en uno de los partidos más importantes de la campaña. Otro ejemplo claro fue en ese mismo encuentro, cuando un fallo de entendimiento entre Pol y la zaga significó el 0-1. El guardameta ha sido un jugador de garantías, el mejor de su equipo, pero falló el día menos indicado. En este último punto también puede incluirse uno anterior, ya que las lesiones se han cebado este año con El Palo en los momentos más delicados de la campaña.

2566713 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO