Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
L O S N I Ñ O S, U N A V E Z M Á S . . .
«A los que por su bien hay que domesticar . . .». Serrat

24/05/2015.

Y es que los niños son como soles, de resalados y únicos que son . . . para cada madre y padre que los contemplan con arrobo. Y es que los niños son como soles que amanecen a diario, tal vez con una sonrisa, tal vez con una legaña de más en sus rostros aniñados, malhumorados, pletóricos de vida. . . hasta que les dure el primer impulso matutino. Texto. Antonio García Gòmez

Los niños  que han pasado a ocupar el centro de la escena . . .en la admiración colectiva e inducida para que se sientan estimulados o a su aire, siempre a su propio voleo, por pura intuición de los propios infantes, tan sobrecargados de su protagonismo que nadie les discute, en la picota de sus berrinches y de sus ocurrencias, a expensas de sus buenos modales o de sus impertinencias, de los niños en el plató que se les monta . . . a diario.

                                               Los niños que se desbordan como los riachuelos recién nacidos, empapando los prados inundados de venas de agua salvífica, como meandros diminutos que buscan el cauce que los defina, a ciegas, palpando el acierto y el error que, tal vez, no distinguen, al rebufo de la admiración que inspira a sus mayores, arrobados ante tanta cabriola infantil, tras las piruetas de los niños que se desesperan confundidos, tan solos, con sus grandezas y miserias adjudicadas a los pequeños que han de vérselas, ellos solitos, con sus ángeles y demonios confundidos.

                                               Los niños  corriendo a crecer entre tanta solvencia adjudicada a los pequeñines que la tienen buena, por la “autodomesticación” necesaria de los preclaros niños, de salir airosos creciendo en el ojo de admiración entusiasmada, de amor desplegado hacia estos nuevos donceles que crecen y crecen. .  .aunque les falte el hervor de una madurez que habrán de solventarse bajo los focos de las ovaciones de sus amores más cercanos que creen iluminar  a sus “pequeñas octavas maravillas del mundo”.

                                               Los niños víctimas del endiosamiento que no quieren, a pesar de sus rabietas, a pesar de sus caprichos y sobre todo a pesar de sus propios afanes, de sus ansiedades y angustias, a pesar de tanto cariño desplegado a hacia esos niños que, a menudo, creo yo, solo desearían ser tratados como niños . . .

 

                                               Torre del Mar      mayo – 2.015

2598126 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO