Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
E F E C T O L L A M A D A

26/06/2015.

A El ministro del Interior está muy preocupado con el posible «efecto llamada» si se admiten los cupos de acogida a los inmigrantes ilegales, a quienes huyen despavoridos de sus conflictos, sus guerras, sus hambrunas, sus persecuciones . . . hacia Europa, y tal vez por eso o seguramente en concordancia con esa idea la Unión Europea que no ha sido capaz de llevar a cabo ese supuesto reparto de acogida . . .a quienes huyen del horror. Texto. ANTONIO GARCIA GÓMEZ

Con todas las excusas inhumanas para evitar que las avalanchas lleguen a molestarnos más de la cuenta, sin que ni en el origen del horror ni en el destino de la esperanza soñada se haga nada en serio, . . . seguramente porque desean evitar de todos los modos posibles “esos efectos llamada” que les traen de cabeza a los dirigentes actuales europeos.

                                                           Tras la guerra civil española miles de refugiados, de huidos desesperados encontraron los campos de concentración en la “Francia libre”, donde fueron maltratados y ,muchos de ellos devueltos, como Lluis Companys, dirigente catalán, como Jualián Zugazagoitia, dirigente vasco, y, por cierto fusilados en su propio país, del que habían intentado escapar.           

                                                           Otros menos importantes, menos conocidos, simplemente fueron encerrados en campos de concentración malviviendo condenados, en su propio país, en condiciones infrahumanas, varios años de injustas condenas.

                                                           Otros lograron escapar, alguno se incorporaron a la Resistencia antinazi, otros saltaron a Inglaterra y se enrolaron en unidades, como la Nueve, liberadora de París, para luchar contra el fascismo en una Europa que también necesitaba su valor y su generosidad, su coraje y su defensa de las libertades democráticas, . . . aunque en su país se fuera asentando una dictadura que duró cuarenta años.

                                                           El maestro poeta don Antonio Machado también tuvo que huir de su país, de España, a pie, enfermo y pobre, junto a su madre anciana, junto a su hermano José, debilitados, abandonados a su infausta mala suerte, hasta llegar a Collioure, un pueblecito del sur de Francia, a orilla del Mediterráneo, que supo acoger al insigne poeta que buscaba “un refugio” para escapar del horror, del espanto, de la dictadura, . . . siquiera para morir de . . . pena.

                                                           También miles de españoles, poetas, trabajadores, profesores, mujeres, hombres, niños, . . . huyeron y fueron acogidos en México, porque “no tenían cabida en España”. . . conviene recordar que por esa razón México y España no mantuvieron relaciones diplomáticas oficiales hasta la muerte de Franco, . . . por mucho que gustara cantar aquello de “Allá en el rancho grande . . . “

                                                           Por último cabe también resaltar que un magnífico artista español y malagueño, Miguel Molina, cantante excepcional, apaleado por tres señoritos falangistas, uno de ellos un tal Mayalde que llegó a ser alcalde de Madrid, por “maricón”, por homofobia intransigente, contra toda libertad que estaba prohibida en España, y que tuvo que escapar y ser acogido por un país, allende el océano, Argentina.

                                                           Afortunadamente entonces “el efecto llamada” no se tuvo muy en cuenta.

                                                           Ahora mismo y desgraciadamente “el efecto llamada” le trae de cabeza a nuestro flamante y encendido titular de Interior.

 

                                                           Logroño    junio – 2.015

2597940 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO