Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
R I Q U E Z A Y D I N E R O

17/07/2015.

Según consultas a la opinión pública europea sobre cómo cree que se reparte la riqueza la respuesta fue que el 20% de la población más rica poseía el 56% de la riqueza, mientras que el 20% más pobre debería arreglarse con un escaso 20% de esa riqueza ¿a repartir?. Autor. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Según las encuestas oficiales que determinan los datos para publicar, resultaría que el 20% de la población más rica poseería efectivamente el 80% total de la riqueza, en tanto el 20% de la población más pobre continuaría conformándose con ese mismo raquítico porcentaje comentado en el párrafo anterior, con tendencia a la disminución de ese mismo tanto por ciento.

                                                Aunque la realidad tozuda cambiaría los datos de la siguiente manera. Puesto que según esos estudios que escudriñan “el campo de calle”, solo el 2% de la población más rica poseería el 80% de la riqueza mientras que el traído y llevado 20% de esa población más deprimida económicamente . . . poseería, en realidad. . . ¡NADA!.

                                                Y la preocupación por la desigualdad seguiría ocupando los discursos sesudos y bienintencionados de nuestros dirigentes, y sus estragos seguirían ahondando en la fractura social.

                                                Y entre los de arriba y los de abajo una escala de desahogados o apretados según hacia donde se dirija la mirada y la cruda constatación permanecería inalterable, ajena por supuesto a toda tragedia humana de pobreza y exclusión extremas.

                                                Y de paso los ricos acumulan ceros en sus cuentas corrientes, amasando dinero virtual con enorme y todopoderoso poder adquisitivo, especulando sobre operaciones numéricas que les vayan enriqueciendo más y más, sin que, con todo, los ricos no tengan por qué mancharse mucho con “ese vil dinero de papel” que tan felices les debe hacer.

                                                Mientras los pobres o lo que es lo mismo los de “la cuarta pregunta”, tocan y manosean, cuentan los céntimos, hacen una y mil cuentas y cabriolas para estirar el poco “dinerito” al que pueden acceder para que, a la postre no les llegue, y al final siempre echan en falta un poco más de dinerito.

                                                El otro día charlando con una amiga limpiadora me comentaba que arañando de aquí y de allá, de contratos chicos y más chicos, había logrado tener derecho a cuatro meses de paro, de a mil euros el mes, con la obligación de que ella “cotizara” por esos ingresos. Total, mi buena amiga de 4.000 euros que terminó recibiendo ella tuvo que depositar 1.000, y además feliz de haber logrado 3.000 euros que le arreglaría, pues eso, los cuatro meses y algo más.

                                                Y en cualquier caso la estratificación de quienes dispongan de uno u otro “poder adquisitivo” de algo estaremos seguros, que cada desgraciado hará lo imposible por mantenerse en esa precariedad que como poco le permite malvivir mientras sabe que el abismo se asoma insondable.

                                                Mientras los ricos tienen otras preocupaciones que conlleven a acumular “más dinero” a su nombre.

 

                                                           Madrid    julio – 2.015 

2469388 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO