Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
T U R I S T E A N D O

18/08/2015.

Y que no pare el invento del turismo que «buena cosa es». En 1.950 se calculan que pulularían por el mundo alrededor de 25 millones de «turistas». En la actualidad llegamos a 1.100 millones quienes nos apuntamos al invento del turismo Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Y que llegue a convertirse en la primera empresa española, el negocio del turismo, y que dejen muchos “euros” y muchos empleos, ¿en precario, consolidados?, para que la sonrisa aparezca entre quienes también sueñan en convertirse en “turistas”.

                                                            1.100 millones de turistas moviéndose por el mundo presto a dejarse visitar, turistas de mochila y zapatilla, turistas de exclusivo poder adquisitivo, del sur al norte, desde la República Dominicana hasta los fiordos noruegos, desde la playa atestada hasta la ruta monumental, con destino en retroceso y su plus de peligrosidad, con los hoteles de lujo flotantes repartiendo felicidad a borbotones en una semana, con la retirada a la casa rural donde se pretenda retraer el mundo rústico que se soñó ideal. 

                                                            1.100 millones de turistas procedentes del “primer mundo” bastante venido a casi nada, a expensas de los “viajes recomendados” según el presupuesto, según el carácter, familiar, aventurero, de soltería desesperada, de playa, de montaña, de luxe y glamour con pulserita de colores. .  .para que nos “vengan a servir el combinado de moda al centro de la piscina” ¿?, tal vez para sentirnos los amos del mundo, por una propina que sepamos dar con desdén para el eterno agradecimiento de quienes “nos sirvan”.

                                                            Recuerdo que una vez, en una agencia de viajes, escuché cómo les ofrecían a unos futuros e inminentes recién casados los tres destinos de moda: Thailandia Sudáfrica, Rep. Dominicana. .  .Y yo no supe apreciar qué relación pudieran tener entre sí esos destinos para unas mismas personas. Y es que uno es un cateto en esto del turismo de altos vuelos.

                                                            También recuerdo cuando el año pasado iba a jubilarme el aluvión de buenos deseos y oportunidades destacables sobre “lo que iba a poder viajar” ahora, ¡con énfasis!, en mi nueva condición de jubilado, como si yo tuviera tan desesperadas ganas de echarme a viajar por el mundo.  

                                                            Igualmente recuerdo cuando, hace muchos años, viajé a Las Alpujarras, allá en al principio de la década de los 70 del siglo pasado, habiéndome detenido para reponer fuerzas en una barucho tienda de uno de los pueblos más altos alpujarreño, tras haberme tomado un platillo de jamón con pan y un par de vasos de vino, al pedir “lo que se debía” me dijeron que “lo que yo quisiera”. Era un turismo de a pie y cercanías.

                                                            Hoy en día y en cualquier caso el turismo es una actividad de estatus, con reportaje a posteriori incluido para dar fe de que se ha estado donde se cuenta que se ha estado, una actividad imprescindible y convulsa de tanto que se desea. . . llevar a cabo, aunque se deje uno la piel en el intento, con tal de que se pueda contar luego.

                                                            Y pensar que mi abuelo no se movió en su vida en una rotonda de apenas 40 kms de diámetro. En fin eran otros tiempos y eso que no se disponía de documentales en la tele, y los animales salvajes solo se veían una vez al año, en el circo

                                                            Torre del Mar    agosto – 2.015

2597908 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO