Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Ecología y medio ambiente
Los pantanos retroceden a los niveles de la gran sequía del año 1995

22/10/2007.

MÁLAGA. La escasez de lluvias que arrastra la provincia de Málaga desde hace tres años está pasando una seria factura a los pantanos. Por primera vez desde que acabó la última sequía a finales de 1995, los embalses malagueños han alcanzado su nivel más bajo. Ya están al 23,9 por ciento de su capacidad y sólo almacenan 146 hectómetros cúbicos, ya que las últimas lluvias apenas si se han dejado notar en las presas.

02:55 Raquel Garrido. MÁLAGA. La escasez de lluvias que arrastra la provincia de Málaga desde hace tres años está pasando una seria factura a los pantanos. Por primera vez desde que acabó la última sequía a finales de 1995, los embalses malagueños han alcanzado su nivel más bajo. Ya están al 23,9 por ciento de su capacidad y sólo almacenan 146 hectómetros cúbicos, ya que las últimas lluvias apenas si se han dejado notar en las presas.

Las reservas hídricas embalsadas de la provincia no han dejado de disminuir desde que la sequía comenzó a finales de 2004, aunque la situación aún no es tan grave como a la que se llegó en 1995. En concreto, fue el 4 de diciembre de ese año cuando los pantanos malagueños -entonces eran seis porque el de Casasola ha entrado en funcionamiento este año- se situaron en mínimos históricos. Entre los seis embalses sólo almacenaban 27 hectómetros cúbicos, es decir, se encontraban al 4,5 por ciento de su capacidad.

Con el volumen actual, el panorama de los pantanos malagueños es muy similar al de octubre de 1993, cuando la provincia se enfrentaba a su segundo año de sequía. Entonces almacenaban alrededor de 148 hectómetros cúbicos. Un año después su volumen bajó hasta los 112 hectómetros cúbicos, mientras en 1995 llegó hasta los 40.

En sólo tres años los embalses de la provincia han perdido más de la mitad de sus reservas. Si en octubre de 2004 tenían un volumen de alrededor de 305 hectómetros cúbicos, en estos momentos apenas superan los 147. Sólo el pantano de La Concepción está por encima de la mitad de su capacidad, si bien es cierto que es uno de los que menos agua pueden almacenar sólo por delante del Limonero y Casasola.

Precisamente fue este pantano el que durante el invierno de 2006 se quedó prácticamente vacío, con apenas cinco hectómetros cúbicos, por lo que estuvo a punto de ser declarado embalse muerto. Sólo unos meses más tarde hubo que desembalsar agua.

La situación del resto de los embalses es bastante peor. Las reservas embalsadas de La Viñuela, el más grande de la provincia, no llegan a los 49 de los 170 hectómetros cúbicos que tiene de capacidad. Le siguen el Conde, Guadalteba, Guadalhorce, Limonero y Casasola. Según los datos de la Cuenca Mediterránea Andaluza, entre todos no llegan a los 63 hectómetros cúbicos.

Y eso a pesar de que en lo que va de año hidrológico -que empezó el 1 de octubre- ha llovido más que en el mismo periodo del año anterior. En los tres pantanos del Guadalhorce es donde más agua ha caído, sobre todo, en el Conde donde se han registrado casi 50 litros por metro cuadrado en este periodo.

A pesar del preocupante estado de los pantanos, la Cuenca Mediterránea Andaluza advierte de que el abastecimiento de la población depende sólo en un 40 por ciento de las presas, mientras que el resto procede de recursos fluyentes y subterráneos.

2430894 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO