Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
S O B R E E L E J E M P L O

26/10/2015.

Uno no sabe muy bien si debe o no «meterse» en este berenjenal. Pero resulta que cada vez que veo ese espectáculo cotidiano «algo me pellizca» sin enterarme muy bien o no si debe ser criticable o no, si es para tanto o no es para tanto. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Resulta que  esta mañana, como en otras ocasiones, como en otras circunstancias, he podido contemplar cómo  una madre, que llevaba a sus tres vástagos, pequeños, de entre tres y siete añitos, al colegio.

                                               La joven madre animaba, apremiaba, como a escaso rebañito despistado, rezongón, a los “medio dormiditos” críos para que se apresuraran, porque se les echaba el tiempo e iban a llegar tarde. 

                                               La joven y resuelta madre encabezaba el perezoso grupo, mientras, cigarrillo en ristre en una mano, móvil en la otra, aspiraba y echaba humo, atendía a quien fuera, seguramente con los nervios un poco desatados.

                                               Y uno piensa que ¿qué ejemplo está dando esa madre?, ¡o no es preciso dar ejemplo!, cuando resulta que la información sobre los “perjuicios” del consumo del tabaco están contrastados, son científicos, abrumadores, malignos . . . para la salud de las personas, sean fumadores activos o pasivos, y que en paralelo nuestros niños, nuestros hijos . . . “se contagian” efusivamente, sin duda, de nuestro ejemplo, y que de paso también podría esperar el móvil y, por ejemplo, ir charlando plácidamente con los niños.

                                               Y entonces uno cuando ve como una madre, un padre, tan rotundos cuando expresan su amor sin condiciones, su amor total, su amor sin reservas,  . . . por sus infantes, con esa “cursilada” de que “mis hijos son lo más bonito que nos ha sucedido”, y luego uno ve y contempla esa falta de coherencia, de responsabilidad . . . ante sus hijos, como para que se molesten en plantearse si no les resultaría perjudicial el efecto del que pueden copiar los niños, exactamente, el comportamiento de “sus papis y mamis”,  que ven cómo sus padres fuman sin ningún problema, no se descuelgan del móvil ni para llegar al colegio con sus chiquillos, . . . a pesar de que las autoridades médicas están hartas de desglosar los males de ese mal hábito, a pesar de que es de muy mala educación y una oportunidad perdida diaria . .  .comportarse de ese modo.

                                               Y uno lo lamenta, o eso se llega a creer. .  .viendo “tan abandonados  a su suerte a ¿nuestros pequeños?”.

                                               En fin pequeñas observaciones que no sé si son oportunas o no.

 

 

                                               Torre del Mar     octubre – 2.015

2598205 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO