Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
D E R E C H O M O R A L

19/11/2015.

Ante la avalancha terrorista surgen, sin duda, los derechos incuestionables, derecho a la autodefensa, derecho al ejercicio proporcionado de la fuerza, de la inteligencia, de la intervención necesaria para impedir los actos terroristas que aterrorizan, precisamente, a nuestra sociedad Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Porque el derecho a mantener a nuestras comunidades en su esplendor es un derecho debido para ser ejercido, con toda la contundencia y el orgullo de sentirnos herederos de nuestro glorioso pasado, sin duda, sujeto a las Revoluciones que nos hicieron mejores.

                                                           Durante el pasado año 2.014 el número de víctimas de actos terroristas ascendió a más 32.000 personas. De ellas más del 80%% cayeron en países como Irak, Siria, Nigeria, Pakistán y Afganistán. Por lo tanto la mayor parte de las víctimas son musulmanas de manos y sacrificados por atentados yihadistas.

                                                           Paralelamente y a raíz de los atentados en París, de planetaria resonancia, la cotización de las cinco empresas de fabricación de armas se ha disparado. El gran negocio ya está en marcha.

                                                           Los principales países de las naciones más civilizadas son las que acogen esas empresas que van a hacer ahora “el negocio redondo”.

                                                           Y por otra parte, hablando de la financiación del terror y en concreto de DAESH, pues se sabe y se calla, porque hay ciertos países de los que se sabe . . . y toca ¡chitón!, porque pueden subir o bajar el petróleo, por ejemplo, aunque de paso impidan que las mujeres obtengan carnet de conducir, por ejemplo también, como para que sepamos ser “amigos de nuestros primos ricos”. ¡Por ejemplo!.

                                                           Con el derecho moral en almoneda al monto barato y de saldo.

                                                           Con el cambalache asegurado, a cuestas con la desgracia del terrorismo que nos azota, abiertas las hostilidades, a bombazo limpio, por ejemplo de “poblaciones civiles”, a precio de oro, por cierto, mientras el mercado negro del petróleo proporciona a DAESH más de 3.000 millones de dólares anuales.

                                                           Mientras buscamos y reclamamos ese derecho moral  en nuestros dirigentes que trajese la coherencia ética a su proceder, ante la amenaza terrorista, cuando uno empieza a sospechar que después de tanto sacrificio y tanta víctima . . . solo se va a tratar de ¿puro negocio?.

                                                           Cuando se sabe y se ha dicho que sería urgente atajar, por ejemplo, el surtido masivo de armamento así como la erradicación de las fuentes de financiación, amén de la unidad y colaboración policial, en cuanto a la inteligencia y al uso proporcionado de su capacidad, por ejemplo.

 

                                                           Torre del Mar    noviembre – 2.015

2388851 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO