Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS DE LA INFANCIA

30/11/2015.

«Los niños ahora tienen menos ocio y están más sobrecargados por deberes y actividades extraescolares». «Ya no juegan tanto con juguetes, ni con otros niños, en calles, plazas, campas. . .sino con instrumentos electrónicos en los que predomina el juego individual con la máquina». «Un niño que juega solo en casa a lo sumo que puede aspirar es a chatear con los amigos de la Red». Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Aún a riesgo de caer en errores propios de toda generalización, últimamente vengo observando  unos comportamientos que pueden hacerse extensibles y comunes a gran número de niños y niñas en edad en torno a su supuesto “uso de razón” que se decía antaño, arriba o abajo dos o tres añitos.

                                                           Me refiero concretamente a las siguientes particularidades: En primer lugar cabe detenerse en ese ensimismamiento intocable e inatacable de nuestros retoños, absortos en “sus cosas” o en sus artilugios, o en sus intereses, o en sus pasatiempos, frente a esas pantallitas que despiden ruidos estridentes, colores e imágenes que surgen, explosionan, desaparecen, vuelven a surgir, en un pelearse por alcanzar ¿el siguiente grado?, el más difícil todavía, en un “botoneo” incesante.

                                                           Tan metidos  en sus apetencias, en “sus mundos propios”; los pipiolos abducidos pasando olímpicamente, tan infantiles, tan encantadores los maleducados críos, los estúpidos niñitos, los pequeñines metidos en sus pasatiempos que no cesan, sin hacer mención de contestar, de responder, de darse por enterado, ni gesto de haber siquiera escuchado . . . que le hablan al niño del carajo . . . que no hace caso . . . porque está a lo suyo y “pasa” de todo.

                                                           Convertidos pues los niñatos en ciernes en unos repelentes “objetos”, tan bien amados por sus familiares que han de aguantar los desplantes autistas de los pequeños que solo “saben de sus intereses”.

                                                           Y en segundo lugar, cuando las criaturas “interferidas” en sus devaneos y en sus ausencias, tan metidos en sus egoísmos tan ¿infantiles? y son, en consecuencia, “molestadas” una y otra vez por “adultos impertinentes”. . . resulta escalofriante ver cómo responden los muchachitos, con histérico enfado, con sus venillas del cuello a punto de reventar, expulsando toda empatía de quienes hayan osado molestarles. . . porque ellos saben “revolverse” para dejar bien claro que contestarán lo que quieran y cuando quieran, mientras sus papás y sus abuelitos . . . aguantan lo inaguantable.

                                                           Y probablemente solo se trate de generalizaciones, tan significativas, tan impertinentes, tan tristes . . . en “nuestros niños tan subiditos de tono” porque son “los amos del cotarro”.

 

                                                           Torre del Mar      noviembre – 2.015

2432428 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO