Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
ALGUNOS CUENTOS DE NAVIDAD

18/12/2015.

Inevitables, para llegarnos a tocar la fibra de las emociones navideñas que, por cierto, tampoco deberían constreñirse al periodo de la Natividad Texto. ANTONIOO GARCÍA GÓMEZ

El otro día, en medio de esas felicísimas muchedumbres que se agolpan en los centros de las ciudades, con motivo de la inminencia navideña, con las efervescencias propias de las luces y el espumillón muy de la época, con esa convulsión contagiosa y colectiva, esparcida la alegría que parece afectar a todo el mundo, tal vez porque apetece creer eso de “los hombres y mujeres de buena voluntad”, un “negro”, se escurría, atropellaba sin querer, echando miradas de miedo hacia un lado y hacia el otro, como si de una pieza acosada se tratara, sin rumbo fijo, como si trata de huir de algo o de alguien.

                                                           Al rato pareció encontrar cierto cobijo colocándose al lado de otro hombre de piel parecida a la suya. El otro se dio cuenta rápidamente que algo le sucedía al recién llegado. Su transpiración acelerada le delataba, sus ojos asustados también.

                                                           Cruzaron alguna palabra. El que trataba de escapar “no tenía papeles”, el que se había convertido en un instante en una tabla de salvación “sí tenía papeles”.

                                                           En pocos segundos, este último echó a correr, como despavorido, zigzagueando . . . motivando que los tres o cuatro policías que habían ido acercándose al primer negro, echaran asimismo a correr persiguiendo al . . . huido.

                                                           La carrera fue precipitada, corta, hasta que al fin los policías lograron atrapar al que parecía que estaba intentando escapar.

                                               Naturalmente el retenido fue requerido para que mostrara “sus papeles”. Éste los presentó, correctos, legales, actualizados, en orden y en vigor . . . Entonces los policías requirieron . . . “¿Y por qué estaba corriendo?”.

                                               “¡Por recomendación de mi doctor!”.

                                  

                                               Y otro cuento, más descarnado y sucio, sin duda: Como el que nos cuenta la prensa cuando ha informado que los señores Gustavo de Arístegui, embajador en La India, y Gómez de La Serna, candidato a diputado por Segovia, “reincidente”, diputados que lo fueron del PP, eminentes afiliados del citado partido, con cargos preeminentes a fecha de hoy, ejerciendo su actividad pública de “diputados” intermediaron desde “sus empresas” para promover actividades de otras empresas españolas en el exterior, cobrando un 5% por tales mediaciones. ¡Puro servicio público! de interés muy particular reconducido al bolsillo de tales sujetos cuando ejercían y cobraban por “¿servirnos a todos?”. Total un monto de dos millones y medio de euros de comisiones. Minucias, ¿o qué?.

 

                                               En otro orden otra de cuentos, más siniestros, más miserables: Resulta que los figurantes en la película “Ocho apellidos catalanes”, concretamente los que ocupaban espacio y figuraban en la Plaza Mayor del cinematográfico pueblo catalán y que fueran “jubilados”, de esos que cobran pensión mezquina “que no se congela”, a uno o dos euros al mes, y que osaron cobrar 60 euros por día, a razón de cuatro días de figurantes, cuatro por sesenta hacen un total de 240 euros. Y al efecto y por ¿“listos”? Hacienda ha remitido una carta a cada uno de esos “rampantes” jubilados por “remuneración indebida” para reclamarles la parte alicuota para el fisco. Y de paso su prestación recibida será “revisada”, para que tomen nota, y el cuento es tan sucio como . . . el que sigue.

 

                                               Y en el mismo tenor resulta que los ancianos de Lorca, responsables de “un bingo” que organizan para sus compañeros de edad y jubiloso retiro, ¿?, cobrando 10 céntimos el cartón para poder subvencionar dos comidas, una en Navidad, otra en el verano, que han sido “señalados” por Hacienda, también reincidente,  mediante multa de 3.000 euros por “jugadores ilegales y defraudadores”.

                                               Y uno vuelve a acordarse de León Felipe que nos avisaba ya de que “Nos habían contado todos los cuentos”.

                                               Y “el negro sin papeles” por esta vez ha librado. . . ¿Cuándo caerá?.

 

                                               Torre del Mar     diciembre – 2.015

2435264 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO