Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
M A C H I S M O I V

18/02/2016.

«Si yo me entero . . . la corro a bofetadas». Declaraciones del cuñado de Rita Barberá, a cuenta de que su mujer hubiera podido entregar 1.000 euros al PP como donación. ¿Broma inocua?, ¿Comentario inadmisible, humillante?, ¿Chascarrillo de calle?. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Porque además “no somos del PP”, añadió el cuñado como epítome del exabrupto, como si esa fuera la razón principal, como si todo fuera un “direte” socorrido y de calle, como si no tuviera mayor importancia, chacota que se repite a diario, en las barras de los bares, en las tertulias de sobremesa, café, copa y puro, . . . anteponiendo la valoración macha de lo que se le pudiera haber ocurrido hacer a la mujer. ¡Vamos! como para ¿correrla a bofetadas?.

                                               Sin entrar en los detalles de si se aplica la letra sobre el espíritu, “la declaración de principios” del tipo, de los tipos que bromean al respecto es burda y maloliente como un zurullo.

                                               ¿Como para que no nos lo tomemos tan en serio, tan al pie de la letra?, acostumbrados a los chistes sobre el asunto, las máximas en los azulejos, esos de “la pierna quebrada”, ¿sabiendo entender la broma?, como si todo fuera a quedar en un ¿desahogo inocente?, incluso con la comprensión del sector femenino, entre unas medias sonrisas de complicidad inane, como si no se fuera a cumplir la Graciela, . . . aunque uno no sabe, luego, en la intimidad ¿sagrada? del hogar donde las descalificaciones, los insultos, las “bofetadas” . . . puedan terminar volando para ir depositándose en . . . ¿la mujer de la casa?, ¿en la madre de mis hijos?, ¿en el amor de mi vida?. . .

                                               Porque, al cabo, la cuestión ha de quedar meridianamente clara, y, por supuesto, que no se le ocurra a mi mujer tomar una iniciativa por su cuenta y sin mi aprobación, porque si no ya sabe . . . “que la correré a bofetadas”.

                                               Aunque luego resulte que el “buen macho” sea un “bendito, sin media torta, e incapaz de . . . ¿correr a bofetadas? . . . a su mujer”, ¡vamos, a quién se le puede ocurrir tamaña barbaridad!. Mientras el lenguaje burdo, machista, miserable y cobarde va abriéndose paso, aún más, en el habla cotidiano, en la cháchara que va penetrando como la llovizna que parece que no cala . .  .hasta que nos dejas empapados.   

                                               Cuando ya no sirve ni siquiera pedir disculpas . . . porque el inconsciente ya está averiado . . . y ha hecho daño, mucho daño, y ha producido dolor, mucho dolor, y humillación, mucha humillación . . .mientras se insiste que ¡no es para tanto!, tal vez porque ¿no es para tanto hasta cuando ya es demasiado tarde?.

                                               Y así seguiremos admitiendo las procacidades que no molestan, después de todo, porque han logrado que nuestras tragaderas sean “infinitas”, como para ir llevándonos al coleto propio, convencidos de que nuestra insignificancia es merecida, cuando es tan fácil hacer una broma sobre “¿la parienta?”. Pues por eso y que siga la bola.

                                               Me acuerdo que mi madre me contaba con alguna frecuencia que cuando se casó con mi padre fue presentada a sus amigos como “mi parienta”. Jamás volvió a ser presentada con ese apelativo. Tal vez porque mi madre ¿no tenía sentido del humor?, o sencillamente exigió ser tratada con dignidad.

 

                                               Torre del Mar    febrero – 2.016

2665460 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO