Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
NADA ES LO QUE PARECE

13/03/2016.

En el caso de los ERE prácticamente está acreditado que se «burlaron» 136 millones de euros que tenían otro fin, más social. Y cuesta escuchar a algún responsable socialista de la época lamentar el delito de corrupción que tal caso supuso. Recuerdo que la actual presidenta de la Junta de Andalucía ocupaba cargos de alguna responsabilidad en el PSOE andaluz. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

El partido en el gobierno, actualmente en funciones, está literalmente corrompido de arriba abajo, por mucho que se quiera desligar, como es natural y obvio, que la mayoría de los afiliados al PP serán personas inocentes y sujetos de fiar, a pesar de los escándalos de corrupción que han emponzoñado al citado partido hasta sus entrañas con mayores responsabilidades. Y aún insisten en que son casos aislados. Y siempre son capaces de hacer “el más difícil todavía”. Hoy nos hemos enterado que el PP ha destruido, no conserva, las facturas de su remodelación de su sede nacional en negro.

                             Y después de todo, estos dos partidos en el pináculo de la responsabilidad política, en las últimas elecciones generales, obtuvieron el mayor número de escaños en el Congreso, a pesar de que la corrupción que ya ocupa el segundo lugar en las preocupaciones de la ciudadanía, aunque el PP perdiera 3,5 millones de votos y el PSOE 1,2.

                             Y el bipartidismo, entonces, no tiene por qué darse por vencido. ¿O no?.

                             Ahora que la negociación por “¿obtener, recuperar?” el poder ha de ser muy cautelosa, estrategia pura, insondable, calculada.

                             Aunque parezca que es a cuatro bandas, aunque los partidos emergentes hayan crecido lo suficiente ¿para incordiar, para sumar, para unirse a quienes vayan a ostentar el poder? . . . que, por cierto, se están jugando . . . sin que nada sea lo que parece.

                             Establecida una única línea roja, insalvable, contra “la extrema izquierda”, contra toda fuerza que pueda venir a “alterar” el estado de las cosas actual, porque resulta que con “sus cosas de comer no se juega”.   

                             Y se invoca “la sagrada Transición”, aquella ¿ineludible, necesaria? puesta de acuerdo, cuando la sociedad se jugaba “una dictadura vengativa y cruel” o “una democracia incipiente, esperanzadora”. A vida o muerte, blanco o negro, futuro o pasado. Las fuerzas de la derecha sospechando que era inaplazable abrir un poco la mano, frente a una izquierda que tuvo que ceder tanto . . . para ser aceptada. Con un “socialismo” prácticamente inexistente bajo el gobierno de Franco, con un “comunismo” espejo de todas las fantasmagorías y demonizaciones acumuladas a lo largo del franquismo . . ., por cierto, la única fuerza de la izquierda que luchó, clandestinamente, contra la dictadura, desde las fábricas, desde los talleres, desde las publicaciones, las revueltas, las huelgas solapadas . . . como para que hubiera un cierto temor desde la derecha con quién iba a jugarse, de verdad, “las perras”.

                             Hasta que todo se recondujo, hasta llegar a . .  .”recluir” a las fuerzas de la izquierda “filocomunista” a una representación puramente testimonial. Y si no, sólo hay que fijarse en UP, la antigua izquierda unida relegada a dos escaños aunque estén avalados por un poco más de un millón de votantes.   

                             Y de nuevo se dan los dimes y diretes necesarios, los dimes y diretes imprescindibles, los pasos atrás y adelante, el abrazo, el acuerdo de gobierno de los dos partidos “más centrados” como para mirar a la izquierda y a la derecha, como para irse, al cabo, hacia un solo lado . . . hacia las derecha . . . porque hacia la izquierda que pueda representar Podemos está sencillamente prohibido.

                             Y entonces se juega al amor correspondido que busca colegas. En una campaña electoral cargada de mucha emotividad: “El PP vota junto a Podemos y al revés”.

                             Y la buena  voluntad se vende a granel y casi gratis. Y la invocación al cambio es la llave que todo lo abre.

                             Desde la inanidad que todo se quede “muy parecido”. Porque da vértigo apostar por los parias, por los desfavorecidos, por una política que ponga en cuestión la deuda injusta e injustificable, con la responsabilidad puesta a cargo de los desgraciados de siempre  . . . porque “las puertas giratorias” son sagradas, porque las derogaciones pueden esperar.

                             Porque el club europeo exige “sacrificios”. ¿Nos acordamos del recurso al artículo 135 de la Constitución?, por cierto, por un gobierno socialista.

                             ¿Tiene algún pase negarse al diálogo con los partidos independentistas españoles?.

                             ¿Tiene algún valor haber elegido a la derecha?

                             ¿Volveremos al trágala de volver a conocer lo que ya hemos conocido? . . . mientras se ahoga la “emergencia” distinta, porque tal vez sea inevitable regresar al “bipartidismo” . . . o a la concertación de un buen plan de estabilidad y buen gobierno dócil a las directrices que vengan de . . . más arriba.

 

                             Torre del Mar   marzo – 2.016

2577117 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO