Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Cultura
IMRE KERTÉSZ

01/04/2016.

«Decir mañana es como matar a alguien». «La libertad no se puede experimentar en el mismo sitio donde uno ha sido esclavo». Premio Nobel de Literatura en 2.002. Superviviente de los campos de concentración y exterminio de Buchenwald y Auschwitz, y también de la dictadura estalinista en su Hungría natal. Texto: ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Escritor de la memoria del Holocausto, lúcido y capaz de denunciar que aún hoy la sociedad y los políticos europeos no han hecho una reflexión honda y seria sobre los campos de concentración y por qué fueron posibles.

En tanto estamos asistiendo actualmente, impasibles, a la reedición del horror, del infierno de creación humana, en los refugiados sirios, en los inmigrantes que huyen del hambre, la miseria, la persecución y la guerra . . . a los que ahora se les llama “migrantes” y se les va hacinando en ¡”campos”! . . . en campos de concentración, junto a manifestaciones de odio . . .consentidas, no rechazadas con la contundencia debida, en el marco de formaciones políticas xenófobas y racistas, de ultraderecha acogida vergonzantemente en el seno de ¿nuestras sociedades modernas y progresistas? . . . con el mutismo, el silencio cobarde, la complicidad culpable de demasiados supuestos “referentes morales” que también han abrazado la ideología del miedo y del odio.

Kertész fue siempre un exiliado, un paria, un perseguido . . .que se aferró a “la inasible melancolía de la resistencia”.

En su soledad irrebatible, invencible, sin haber olvidado cada injusticia sufrida . . . millones de seres humanos en aras de políticas indecentes e injustas . . . en “Sin destino”. Exactamente con la misma ausencia de garantía que millones de desgraciados sufren a diario de descubrir, de saber “quienes son en realidad” . . . cuando lo han perdido todo, cuando se les ha arrebatado todo, cuando son rechazados, encerrados, olvidados en su mala suerte, frente a su destino letal.

Porque Imre Kertész intentó a lo largo de su vida ser “la memoria insobornable” de los perseguidos, de los condenados, de los aniquilados y también de . . . los supervivientes.

Siempre fue un escritor de minorías, un testigo del horror que jamás se rindió, que jamás encontró ninguna coartada para callar. Escribió que “en un plazo no muy largo la memoria del Holocausto, como símbolo de tantas cosas, se apagará su memoria, se emparedarán los recuerdos, tapiarán las heridas; y el hombre moderno, con su característica flexibilidad, lo olvidará todo”. Y a la prueba nos podemos remitir, porque ¿quién se acuerda, quién denuncia, quién no soporta el horror de los centenares de niños sirios ahogados, desaparecidos . . . en su intento de llegar a Europa?. O también ¿quién se acuerda de quienes recortaron a los más pobres, negaron la asistencia sanitaria a los más desfavorecidos, aprobaron leyes contra los derechos humanos . . . y aún hoy levantan la cabeza en su enésima mentira . . .? contra su propio pueblo, contra quienes aún depositan su confianza en quienes no quisieron saber nada del hedor que despedían sus propias sentinas, sus colaboradores de ¿mayor confianza?.

 

La esencia de mi obra consiste en trasladar lo ocurrido a una dimensión espiritual. Que quede en la conciencia, aunque ahora lo veo con menos optimismo que hace unos años. El Holocausto es el hundimiento universal de todos los valores de la civilización y una sociedad no puede permitir que se repita, que vuelva a presentarse una situación parecida. Pero la crisis económica, una crisis así, dio pie a la llegada de Hitler al poder. Por tanto deberían sonar todas las alarmas. Pero no suenan. Lo cual quiere decir que el Holocausto no está presente en la conciencia de los políticos europeos”.

 

¿Y en la conciencia de los ciudadanos europeos?. Ante la firma del Tratado de Europa y Turquía para “librarse” de ¿los migrantes? . . . porque “las alarmas vuelven a no sonar”

 

Torre del Mar abril – 2.016

2394651 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO