Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
LA EMOCIÓN DE LA VICTORIA
«A por ellos, oé, a por ellos, oé, a por ellos, oé, oé, oé . . .»

04/05/2016.

Por la victoria final, el triunfo total, in extremis, de nuestro equipo campeón, contra el equipo de nuestras encendidas fobias. Por la más intensa y natural de las emociones inenarrables. . . el deporte rey, y el equipo de nuestros colores, el mejor, campeón oé, oé, oé . . . del deporte rey que dios guarde para uso y abuso del poder. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Por la pura emoción y el sentimiento más encendido, pasión y empuje desde . . . el estadio o el salón de casa, para paliar, tal vez, la rastrera vida del día a día . . . con el gol que nos eleve a “otra dimensión”, galáctica por supuesto, evanescente y evasora para cualquier otra cuestión de interés.

El otro día escuché a un parroquiano muy enardecido que él quiere que gane el equipo, su equipo, por español, ¿por español?, por exacto y ralo patriotismo, cuando suelen jugar uno o dos jugadores de campo de nacionalidad española, ¡mecachis!, con los equipos de raíces muy españolas con excelsos tuercebotas de lujo de cada rincón del mundo, y a la postre ¿a quién le importa? . . . si “mi equipo” gana y podemos salir a corearlo a la calle.

En plena efervescencia del patrioterismo más eufórico, con fondos monetarios . . . sin fondo y sin mucha otra transparencia, ¡mecachis!, como para que a nadie le importe . . . que nuestros héroes particulares ganen tanto dinero en una temporada como nosotros no llegaríamos ni a soñarlo . . . en varias existencias, cuando lo único que importa es que gane . . . el mejor, y que dé la casualidad que ese equipo campeón solo pueda ser “nuestro equipo” ¡el nuestro, oé, oé, oé!, por la exclusiva emoción que nos mimetice ante cualquier otra “fea” realidad.

Aseguran que la liga de fútbol española, en su categoría de oro, la primera, es la mejor del mundo. ¡Qué ilusión y qué suerte!, ¿o no?. Cuando parece que nuestros archimillonarios gladiadores del balompié vienen a suplantar nuestro corolario onírico, nuestros sueños inalcanzables, hasta el punto que ocupen la principal preocupación apasionada y sentida de gran parte de nuestros complejos y limitaciones.

Mientras se frotan las manos los mangantes, perdón los magnates que mangonean el gran negocio del fútbol, ajeno a la realidad prosaica y deportiva de lo que alguna vez fue, como cuando corríamos tras el pelotón, tarde tras tarde, sobre suelo de piedrilla y tierra pisada, hasta sudar la camiseta que era nuestro niki, también de a diario, con nuestras rodillas desolladas y nuestras medias de cuadros y algodón alrededor de nuestros tobillos . .. invencibles . . . hasta que fuera a llegar el sábado y nuestras madres nos restregaran, rodillas, tobillos y muslos, con los estropajos de esparto que nos dejaran la piel en carne viva y toda ausencia de barro, carbonilla y otros guijos menudos . . . mientras en nuestros bolsillos de los pantalones cortos y gastados descansaba arrugado el cromo repe de nuestro delantero favorito que soñábamos cabecear el gol de . . .¡la copa del campeón!. . . radiado por la radio de grafito . . . de antaño.

 

Torre de Mar mayo – 2.016

2570069 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO