Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
E L A U T O R

12/05/2016.

«Aquella maestra me dijo que «podría ser lo que quisiera cuando fuera mayor», y por eso jamás tuve miedo». Poeta y soldado, en el tiempo del Imperio, frente al abismo que se anuncia. Curtido y tierno como un hombre de a pie, desvalido e invencible, el autor de El Quijote. «Don Quijote y Sancho no son sino aquel mismo que lo inventó; también son España; son, en última instancia, una parte de nosotros mismos». Canavaggio Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Delicado y fuerte a la vez, como cada uno de nosotros, como cada uno de los compatriotas con los que se cruzó y convivió, para bien y para mal de su aprendizaje vital que, seguramente, jamás culminó.

 

Idealista impenitente, y pura realidad hecha de sinsabores, de fracasos, para saber resistir con la paciente resistencia del cautivo; caballero y escudero, por ser capaz de entender cada revés, a pesar de no haberse rendido jamás, o tal vez sí, en el hechizo de una existencia que trataría de superarse en el devenir cansino, camino de la huida que es la vida que persigue, al cabo, el ideal, la llama impenitente de quienes fueron sus criaturas, protagonistas de “las andanzas y los ingenios” del caballero y su escudero.

 

Don Miguel de Cervantes, español, buscavidas, andariego, observador y hombre resuelto para abrirse camino, una senda en el horizonte que se desdibuja, como incierto y azaroso, ante el hombre que es el autor de la obra de . . . “su vida”.

 

Y ha de inventarse Cervantes, en el ocaso de su madurez, al cabo de sus desvelos, encerrado en su silencio . . . mientras escribía sobre sus “alter ego”, ciertamente, idealismo y sentido común, contra los gigantes, a merced de los molinos, sin darse tregua, porque era la misma vida . . .la que estaba en juego.

 

Hacia la fecundidad creativa que también nosotros, sus lectores, después de cuatrocientos años, también y sobretodo agradecemos.

 

Porque, como ya me lo explicaron la primera vez que leí El Quijote, siendo un niño, que solo hay dos maneras de afrontar la existencia: mientras nos dejemos “quijotizar” y en tanto aceptemos “sanchificarnos”.

 

Y en definitiva solo llegaremos a fiarnos de lo que ya anticipó el grande y universal Cervantes, el autor insigne y universal, que fio todo . . .”al engaño de los ojos”, según fuéramos a ver que . . .¿eran gigantes, eran molinos?.

 

Torre del Mar mayo – 2.016

2665460 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO