Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
EL YELMO DE MAMBRINO
«Donde una puerta se cierra, otra se abre».

30/05/2016.

Al rato de que la lluvia hubiese caído sobre el campo, junto al molino de los batanes, vino a descubrir don Quijote «un hombre a caballo, que traía en la cabeza una cosa que relumbraba como si fuera de oro». Y el bueno de Sancho ya se temió lo peor, escaldado, avisado, con la mirada puesta en la realidad que se dibujaba Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Mire vuestra merced bien lo que dice, y mejor lo que hace”. Porque lo columbraba Sancho era “un hombre sobre un asno pardo”, y que llevaba sobre su cabeza una cosa que brillaba.

Pues ése es el yelmo de Mambrino”, dijo don Quijote.

Y no era el yelmo, ni el caballero del asno no era otro que un barbero y boticario que iba de su pueblo, más grande, al vecino, más pequeño, y que para protegerse, primero de la lluvia y luego del sol que apretaba, habíasele ocurrido colocarse “una bacía de azófar” sobre la cabeza.

Puesto en sinrazón, don Quijote, cuando vio de cerca al pobre barbero que se acercaba, “a todo correr con Rocinante le enristró con el lanzón bajo, llevando intención de pasarle de parte a parte”.

Viendo el barbero lo que se le echaba encima, “sin pensarlo ni temerlo, comenzó a correr por aquel llano, más ligero que un gamo, que no le alcanzara el viento”.

Dejóse la bacía en el suelo, con la cual se contentó don Quijote”.

Y muy satisfecho al efecto el caballero tomando la bacía:

Se la puso luego en la cabeza, rodeándola a una parte y a otra, buscándole el encaje”.

Y Sancho ante la vista de su amo y señor no pudo por menos de contener la risa, a lo que don Quijote le inquirió:

¿De qué te ríes, Sancho?”.

Ríome, respondió él, de considerar la gran cabeza que tenía el pagano dueño desde almete, que no semeja sino una bacía de barbero pintiparada”.

Torre del Mar mayo – 2.016

2471758 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO