Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
MALAS ENTRAÑAS
. . . que van apestando la tierra"

12/06/2016.

Delante mío subían en las escaleras mecánicas, hacia la sección de los libros. Con gran delicadeza apenas se rozaban, como queriendo estar más juntos, con leves caricias apenas imperceptibles, sin llamar la atención. Pero yo también subía a la sección de los libros y pude contemplar aquel despliegue mínimo de señales de cariño, como tratar de entrecruzarse los dedos de sus manos, para soltarse inmediatamente, como para dejarse caer la cabeza sobre el hombro del que iba más arriba Texto: ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

La escena sin duda se dejaba arrobar, mientras ascendíamos al piso superior, ellos, una pareja de hombres, sin duda, enamorada.

Y yo pensaba . . .

¿Quién puede tener tan mala entraña para reaccionar mal ante ese cariño tan disimulado, para no molestar a ningún mirón, seguro, como podría resultar yo, que miraba y solo era capaz de percibir cariño y amor?.

Y yo pensaba . . .

Pero ¿quién puede empeñarse en pensar que en esa actitud, en esa actitud de respetuoso afecto, podría encontrarse algo condenable?.

Porque uno escucha ciertas declaraciones salidas de cierto club de solteros empecinados, con cierto aire de misoginia recalcitrante, y uno sigue sin entender tanto odio, tanta animosidad, tanta necesidad de extender su propia y mísera categoría moral, encargada de contagiar al resto de su grey su propia mala fe, y nunca mejor dicho.

Y uno lamenta tal sembradura de cizaña, por esos supuestos pastores de su "buena nueva" hecha jirones de tanta insidia por acusar cualquier manifestación de afecta no aprobada por el "astringente club", con perdón.

Y uno sigue feliz, accediendo a la sección de libros, porque sigue habiendo esperanza mientras haya capacidad de quererse, de tocarse con delicadeza, de sentirse juntos, porque se necesitan mirándose como dos adolescentes aunque ya superan los cuarenta y, sin embargo, están encandilados, y  a mí me ha parecido estupendo.

Y sigo sin entender por eso mismo tanto odio desgranado desde el púlpito de su poder "principesco", embutidos en sus ropajes de seda e hilos dorados, despotricando por "aquellos amores" que demonizan, desee su odio patrimonializado desde su odio criado y cebado, sin rubor, con la aviesa intención de inventarse "contubernios internacionales" de ciertos imperios gays que les vuelven locos, desde sus raquitismos mentales y hasta morales.

Y sigo sin entender que tales tipos aún dispongan de tanto poder y de tanto auditorio, frente a la necesidad de querernos, como nos dé la gana, con respeto, entrega y deseo irrefrenable, ¡faltaría más!.

 

Madrid   junio- 2.016

2434767 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO