Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
¡INDIGNEZ – VOUS!

18/06/2016.

Habíamos estudiado lo del turnismo en el s. XIX, conservadores y progresistas, Cánovas y Sagasta o viceversa, y el fenómeno del clientelismo y también el de los cesantes según gobernaran los propios o los contrarios. Qué más daba si nada importante iba a ocurrir, y los caciques seguirían dominando en sus feudos y los braceros muriéndose de hambre e insolación. Fuente. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

En todo caso tras la noche negra de la dictadura franquista, ya en el s. XX, plácida para los compatriotas que habían vencido, cruel para demasiados vencidos, sin, a día de hoy, haberse aprobado una condena institucional contundente, la democracia representativa parecía haberse instalado en la vieja Hispania.

Con dos partidos mayoritarios, con un bipartidismo cuasi perfecto, derechas e izquierdas, PP y PSOE y viceversa, instalada una clase política que iba echando callo y se iba alejando del pueblo, implacablemente, mientras, entonces solo sospechábamos, iban engordando sus bolsillos los padres y madres de la patria y se iba instalando de verdad un sistema absolutamente corrupto. Y parecía que todo era sine die y que poco había que hacer . . . hasta el día de hoy.

En 2.010, un anciano francés de 93 años, Stéphane Hessell, antiguo Resistente contra la tiranía nazi, uno de los redactores de la Declaración de los Derechos del hombre, diplomático, hombre de principios, indesmayable . . . presentó un pequeño opúsculo invitándonos, urgiéndonos a ¡indignarnos!.

Porque no debía eternizarse el estado de la cosas en la política, al menos europea, a expensas de una atonía moral letal.

Y del Indignez-vous se pasó muy pronto al grito de Engagez-vous. Del Indignaos al Comprometeos.

Y en nuestro país un sabio bueno y humanista, otro anciano comprometido, José Luis Sampedro tomó el relevo hasta llegar al “Reacciona y comprométete”, junto a otros pensadores e intelectuales, pretendiendo “alertar de la crisis política que recorre las sociedades actuales y en particular la sociedad española y de la necesidad de respuesta social a la corrupción, a los poderes financieros y económicos y a los poderes políticos, alejados cada vez más de la ciudadanía”.

Y el poder se tomó el fenómeno como una anécdota más, sin darle más importancia.

Y así llegó el M-15, en mayo del 2.011, y el PSOE lo esquivó como pudo, y el PP lo despreció directamente.

Pero la semilla ya había arraigado.

Y ahora tienen miedo. Y ahora se activan las alarmas. Y se clama por el “con nosotros o con el caos”. Y en el caos meten toda la ilusión, la rabia y el compromiso de muchas y muchos “indignados y comprometidos”, con sus ideas nuevas, renovadas, peores o mejores, asumibles o no, según los criterios, los principios o los valores de quienes ya no se conforman . . . y han reaccionado y se han comprometido.

Porque al cabo se trata de eso, dicen desde el poder instalado, de conformarse y de aceptar “que las cosas son como son”, y que no se puede hacer otra cosa porque eso es lo que hay . . .por nuestro bien, proclaman los cínicos . . . y asienten los cobardes.

E insisten, y tratan de adaptarnos a sus intereses, a sus corruptelas y a sus incumplimientos, porque confían en que el poder les corresponde.

Y avisan de los aires nuevos. Y denigran de quienes osan enturbiar las aguas de la charca en la que han ido afianzando sus reales, sus redes estructurales, clientelares, . . . como si todo no estuviese tan podrido como, efectivamente, lo está.

Y avisan y se ponen nerviosos, e invocan el “gran pacto”, y señalan al enemigo que parece crecer más que lo que puede representar lo que representaba el comunismo de IU, una comparsa inofensiva, muy domesticada. Porque ahora ven comprometido su poder bien repartido. Con el “nada por aquí, nada por allí”, con el trágala inducido para que nada cambie mucho, tras habernos esquilmado de arriba a abajo, hasta habernos convertido en súbditos a merced de su prepotencia.

Ahora que la ciudadanía ha comenzado a removerse y ellos temen cualquier corrimientos de los cimientos de sus privilegios y prebendas.

Porque temen y calumnian, porque temen y aterrorizan, porque temen y ocultan la realidad social.

A expensas de que la indignación termine por erigirse sobre el desierto moral imperante.

 

Torre del Mar junio – 2.016

2461092 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO