Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
A L C O H O L

18/06/2016.

Ahora mismo un seguidor inglés, me niego a definirlo como aficionado, yace en un hospital de Marsella, en estado crítico, tras la batalla campal que enfrentó a borrachos ingleses contra borrachos rusos, antes y después de la celebración del partido de fútbol que disputaron las selecciones nacionales de los dos países que mal representaron los brutos embotados de mucho alcohol, con un balance desolador en el mobiliario urbano, con decenas de heridos, todo muy predecible, por supuesto. Fuente. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

En plena euforia santificada y cebada por la ingesta descontrolada de alcohol: cerveza, mucha cerveza, más otros brebajes. Todo ello muy admitido, muy comprendido, muy perdonable, ¿o no?, por la comunidad.

¿Se imaginan que esas dos selecciones hubieran sido expulsadas de la Eurocopa por el mal ejemplo de sus hinchas?. Nada volvería a ser igual.

A diario veo, de buena mañana recién desperezada, tras el café matutino, a más de un parroquiano echarse al coleto una o dos copichuelas de Machaquito, cazalla, Veterano, sol y sombra . . . o de lo que se tercie y enerve las venas y la sangre aunque no quepa en las venas, y sabiendo que ya llevan otro par sorbidas en casa . . . hasta llegar borrachos tan perdidos como disimulados a la hora de acostarse.

Ayer mientras tomaba el cafelito de media mañana, leyendo el periódico en el bar de mi barrio, pude contemplar cómo entró un paisano joven, con buzo de trabajo, a sacar un paquete de tabaco, y a aprovechar a engullirse a la carrera un par de chupitos de whisky, en un plis plas, para seguir con sus labores seguramente, camino del alcoholismo que no reconocerá.

Y es que todos comportamientos solo son anécdotas que pasan desapercibidas, incluso como si fuesen inofensivas, propia de hombres muy aficionados al . . . trinque, aunque a ellos no les perjudique, ¿saben por qué?, porque ellos ¡controlan!.

Y así va pintándose el panorama como si no fuera como para tomárselo a mal. Alcohol de ida y vuelta hasta el embotamiento sin disipar, perfectamente asumido por una ciudadanía que no ve ningún problema en el diario sorbo, repetido, en el chupito de muchos grados de alcohol persiguiendo el embrutecimiento no reconocido, ¡de ninguna de las maneras!.

Al cabo se bebe ¿para olvidar, para escapar, para esconderse tras . . . la máscara alcoholizada?. . . sin que nos importe un carajo, aunque terminemos más borrachos y terminemos . . .provocando un accidente, insultando a nuestra pareja, haciendo mal nuestro trabajo . . . sencillamente . . . porque ¿estamos borrachos?.

 

Torre del Mar junio – 2.016

2670019 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO