Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
SOBRE LA LECTURA

20/06/2016.

Cornelia Funke cree que los niños no leen porque el colegio les agota. «En algunos países, los menores tienen que trabajar y eso se denuncia. Pero, si calculamos las horas que los niños deben dedicar al colegio y a los deberes, también se puede calificar como trabajo. Están tan cansados que no pueden aguantar un libro; es un desafío». Fuente. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Los niños no tienen tiempo de jugar fuera. No conectan con la naturaleza. Para mí es el verdadero problema”.

Recuerdo que cuando yo era niño siempre disponía de un par de horas, cada tarde, tras haber ido al cole, haber hecho las tareas, haber ido a jugar a la campa al fútbol, haber merendado, para terminar acudiendo a la Biblioteca Municipal para leer, por cierto, en silencio supervisado por la insobornable señora bibliotecaria.

Ahora está de moda insistir en que deben ser los padres los encargados y responsables de llevar a sus retoños al cole “ya educados, ya leídos, ya aprendidos o casi”, porque si no es así numerosos maestros se lo echarán en cara. ¡Naturalmente!.

Todos los años, al principio de cada curso escolar, directrices pedagógicas y curriculares que llegan de arriba determinan muy claramente que : “Todos los días, en todas las áreas impartidas habrá que asegurarse que todos los niños lean”.

La lectura mecánica, la lectura comprensiva, la lectura comentada, la lectura contagiada, la lectura facilitada, la lectura enriquecedora, la lectura compartida, la lectura complaciente, la lectura buscada, la lectura que nos ayude a entender mejor . . . lo que leemos, lo que nos rodea . . . a coger gusto, en definitiva, por la lectura.

A lo largo de toda mi carrera docente, cada vez que se mantenían encuentros entre los profesores de primaria y los de secundaria, estos nos comentaban, a los maestros de escuela, que “por favor, nos olvidásemos de impartir tantos contenidos, tantos conocimientos, y nos volcásemos en la lectura, en lograr que los alumnos llegasen al Instituto sabiendo leer comprendiendo, efectivamente, lo que leen”.

Que eso era suficiente, pero . . .¡es tan difícil!. Tanto como fundamental, tanto como desoído por el ramo educador.

Porque es tan difícil “leer conjuntamente con los niños, contagiando, comentando, entusiasmando, asegurando que como “gota malaya” el gusto por leer va penetrando hasta convertirse en un placer, una posibilidad, una capacidad.

Y sin embargo ¿cuántos días puede pasarse un alumno, de esos torpes que deletrean más que leer, sin leer en clase?. Aunque luego se le exija que ¡estudie! . . la lección, pero ¡qué carajo va a estudiar! . . . si el niño aún no ha sido capaz de sobrepasar el primer nivel. Si aún le cuesta un mundo leer y comprender.

Y al cabo se logra el efecto contrario. Que muchos niños detesten, curso tras curso, el buen acto de leer, el maravilloso hechizo de leer, porque se ha convertido esa actividad en un auténtico martirio. Y ¿del placer de leer quién se acuerda?. Cuando de lo único que se trataría sería de acompañar al niño, ¡ojo, acompañar! . . . en la maravillosa aventura de leer, de profundizar en el placer de leer, por el gusto de leer y aprender, y gozar, y disfrutar . . . y no encontrar dificultad en esa actividad tan elemental, tan básica . . . precisamente para la que la sociedad ofrece seis años, seis cursos . . .

Y un año más, un curso más, y ¿cuántos niños convirtiéndose en jóvenes sin ninguna afición por la lectura?

Y es que el aprendizaje de la lectura ha de perseguir lograr la afición, el gusto, el interés . . .por leer.

 

Torre del Mar junio – 2.016

2469386 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO