Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
HAY QUE CONTINUAR
Me decía una amiga que : «La carrera era larga».

27/06/2016.

Y efectivamente la meta está junto a nosotros, a diario, en el desánimo rechazado, en el esfuerzo asumido, en la humanidad enarbolado, lejos del «odio y el miedo», en la tarea cotidiana, en el compañero y en la compañera que nos escucha, porque no estamos solos . . . «hermosos vencidos». Autor. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

“Hay que amasar el pan. Hay que amasar el pan con brío, con indiferencia, con ira, con ambición, pensando en otra cosa. Hay que amasar el pan en días fríos y en días de verano, con sol, con humedad, con lluvia helada. Hay que amasar el pan sin ganas de amasar el pan”. Leila

 

Porque nada que es humano nos es ajeno, porque nada que nos importe puede salirnos gratis, porque la esencia humana está en volver a levantarse, con una sonrisa, con el puño cerrado, con la mano ofrecida, porque tampoco estamos solos . . .

 

“Hay que amasar el pan con las manos, con la punta de los dedos, con los antebrazos, con los hombros, con fuerza y debilidad y con resfrío. Hay que amasar el pan con rencor, con tristeza, con recuerdos, con el corazón hecho pedazos, con los muertos. Hay que amasar el pan pensando en lo que se va a hacer después”. Leila

 

Sin regatear el empeño por hacerlo bien, en cada instante, dejándonos la vida y el alma, en las pequeñas cosas, en los detalles, porque nunca es demasiado cuando se trata del otro porque somos nosotros en el otro.

 

“Hay que amasar el pan como si no fuera a hacerse nada, nunca más, después. Hay que amasar el pan con harina, con agua, con sal, con levadura, con manteca, con sésamo, con amapola. Hay que amasar el pan con valor , con receta, con mi provisación, con dudas. Con la certeza de que va a fallar. Con la certeza de que saldrá bien. Hay que amasar el pan con pánico a no poder hacerlo nunca más, a que se queme, a que salga crudo, a que no le guste a nadie. Hay que amasar el pan todas las semanas, de todos los meses, de todos los años, sin pensar que habrá que amasar el pan todas las semanas de todos los meses de todos los años. Hay que amasar el pan como si fuera la primera vez”. Leila

 

Sin red, sin cálculos, con la esperanza del optimista puesta en el pendón del estandarte, con el arrojo del caballero andante desfaciendo entuertos, con la determinación del escudero fiel a su sentido común, apaleado, burlado, respetado, amado . . .

 

“Hay que amasar el pan con cansancio, por cansancio, contra cansancio. Hay que amasar el pan para vivir, porque se vive, para seguir viviendo. No hay diferencia “ Leila

Y hoy más que otros días estoy entero y decidido a reanudar la tarea. Desde la templanza y la exageración, porque sueño, porque amo, porque vivo.

¡Porque no estamos vencidos!.

 

Torre del Mar 27 - junio – 2.016

2658086 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO