Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Deportes
Bruno Hortelano, oro en los 200 metros tras la descalificación de Martina

09/07/2016.

El velocista español, que batió el récord nacional en las semifinales con un tiempo de 20,39 segundos, logra la cuarta medalla para España. Fuente. Diario El País

¿De qué eres capaz? “De volar”. ¿Crees que tienes posibilidades de medalla? “Hombre, yo creo que sí.” ¿Qué marca crees que vas a hacer? “No lo voy a decir. “Me voy a descansar, ¿vale?” Este es Bruno Hortelano, subcampeón de Europa de 200 metros lisos, el único español que ha conseguido una medalla en esta distancia en unos campeonatos europeos, el único en estar en una final de 100 y 200 metros en unos campeonatos internacionales y el único que ha logrado romper la maldición con una espectacular carrera, una progresión medida hasta el centímetro y una explosiva recta final en la que ha compensado la desventaja que arrastraba tras salir por la calle seis. 

 

 

Hoy es su día, el día de un velocista implacable, de un chaval de 24 años seguro de sí mismo, centrado, sereno, y frío en carrera, un atleta que corre con la misma profesionalidad con la que te explica que él no corre, él “ejecuta”, que no va suelto ni relajado, que “él sabe apagar el músculo antagonista para aumentar la fuerza neta”. Todo eso que tiene de ingeniero que calcula todo hasta el detalle lo ha trasladado hoy con maestría a su final de 200, la que ha ganado con 20,45s –rebajando tres centésimas sus 20,48s de Río y después de batir el récord de España en otras semifinales igual de intensas con 20,39s–, la que ha ganado así, como es él, muy bien calculada. “En las semifinales he ido muy relajado, he ido a forzar lo menos posible. Me han hecho correr en la recta y además tenía el viento en contra pero como lo he visto venir pues la salida ha sido un poco más floja y al final la clave va a ser quién recupera mejor antes de la final.” 

Se ha recuperado, ha entrado segundo y se ha ido a abrazar a sus padres tras alzar la bandera de España y a contarles a los periodistas que no, que él no es un científico calculador, sino que “es intuición de atleta.” 

 

Lo que no intuía cuando llegó a la zona mixta, cuando aún se pellizcaba por la plata, era que acababa de ascender a campeón. La descalificación del holandés Churandy Martina por pisar la línea de la calle interior en la curva le daba el oro al español. “Me acabo de enterar ahora, he ido a ver a mis padres y aún pensaba que era segundo. He dado la vuelta de honor como segundo pero me han dicho que me han dado oro. Yo aún no me lo creo, no me lo creo hasta que tenga el oro colgando.” 

Bruno contaba que ha disfrutado en carrera y que así, disfrutando, ha sido como ha ganado. Tan concentrado estaba en su ejecución que tampoco ha reparado en que Churandy Martina pisaba la línea de la calle vecina: “En carrera yo voy a lo mío, estoy centrado, he hecho la curva como debía. He aguantado hasta el final bastante bien y me he sentido muy bien, estoy contentísimo. 

La clave, dice, ha sido descansar tras la semifinal y el apoyo que le han brindado los de casa. Sus padres, su novia y sus dos primos estaban en las gradas animándolo y eso lo ha ayudado a relajarse y a calmarse en la salida. Toda la emoción contenida del triunfo la ha soltado en meta, al terminar: “Me saltaban las lágrimas nada más cruzar, aún no había frenado y ya me saltaban las lágrimas.” 

Plata en 400m vallas y bronce en los 10.000m

Antes de la gesta de Hortelano, Sergio Fernández logró la primera plata para España en estos Europeos. Fernández se proclamó subcampeón de Europa de 400 metros vallas con un tiempo de 49,06s, a cuatro centésimas de su mejor marca personal y a seis de batir un antiquísimo récord de España, los 49,00s de José Alonso Valero desde 1987. “Estoy en una nube. No sabía que este año podía estar en posiciones de medalla. Sabía que la gran mayoría de los atletas buenos en el 440 metros vallas estaban preparando los Juegos, quizás podía haber un nivel algo inferior al de otros campeonatos de Europa, pero yo jugué mi baza”.

Toni Abadía, por su parte, fue medalla de bronce en los 10.000 metros con un tiempo de 28:26.07, solo superado por los turcos Polat Kemboi Arikan (28:18.52) y Ali Kaya (28:21.42).

 

Si el jueves fue el día de Ruth Beitia, que coronaba más de treinta años de una enorme carrera atlética con su tercer oro europeo, hoy el nombre es Bruno Hortelano. Un triunfo anticipado por la samba con la que se inauguró esta tarde apoteósica, cargada de finales, una celebración previa de algo que no había sucedido hasta ahora en el atletismo español. 

Ahora, Bruno tendrá que decidir si dobla o no en Río, su “gran, gran sueño” en esta cabezadita intermedia. De las sensaciones que haya tenido en esta competición –y dice que han sido buenas– dependerá que participe en el 200, su oro europeo, o que apueste también,  y tal vez dé otra grata sorpresa, por el 100. De momento, dice que se va a descansar y le dedica el triunfo a su abuela, “una gran señora y una abuela grandísima”, que ayer cumplió 90 años y que va a estar en Río apoyándolo

2460794 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO