Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
M A C H I S M O X X I I I
Los agresores de una joven en Pamplona grabaron la violación

17/07/2016.

Me comentaba mi madre que al poco de casarse con mi padre, como parecía que era costumbre de la época, presentaba a mi madre como «mi parienta». Parece que ese apelativo lo aguantó mi madre menos de media docena de veces. Pronto se plantó y con determinación espetó: «Yo la parienta no soy de nadie y menos de mi marido, tengo un nombre y con él quiero que me llames o me nombres». Y ahí se zanjó el asunto. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

“Las familias de los detenidos por la agresión sexual a una joven de Pamplona reclamaron ayer para ellos la presunción de inocencia”. ¡Faltaría más!, como es de derecho y de obligado cumplimiento. Por cierto que los detenidos y acusados “se acogieron a su derecho a guardar silencio”, porque tontos no lo son del todo y mal aconsejados tampoco por si las moscas. Y añaden los familiares de los tipos que agredieron que ”el daño es irreparable”, ¿para quién?, ¿para la víctima?, ¡no!, para su ¿desprotegidos? . . . vástagos, por supuesto.

Los mismo tipos que “valiéndose de su superioridad física” realizaron varias agresiones sexuales a una muchacha de 18 años, atenazada, sujetada, violentada, “mientras grababan los hechos”. Luego le quitaron la riñonera y el móvil y la abandonaron.

Hasta ese punto la degradación moral de quienes han de “despreciar a la mujer hasta extremos intolerables” por mucho que lo hayan ido disimulando. Porque a esos tipos no les dio una pulsión repentina, obsesa, imparable . . . antes bien al contrario su capacidad de humillar, de hacer daño, de despreciar . . . a la mujer queda manifiestamente clara, repugnante en grado sumo en el momento en que graban su crimen, porque se trata de un crimen, porque supongo que ni cayeron en la cuenta del maltrato inaceptable que estaban produciendo en un ser humano, en una mujer, porque, al cabo, se trataba de una mujer, ¿de una fresca, de una puta. . .?.

Y seguro que tienen sus defensores, sus familiares y amigos, tan comprensivos, “su gente” que les quiere, les comprende, les perdona . . . porque esa bazofia de ”ser amigo de sus amigos” solo es una bazofia amoral, y nunca son para tanto las barbaridades de esa gentuza, extendiendo la culpabilidad a los autores y a sus compinches y justificadores.

 

Cuando contemplo esas cuadrillas de mozos y mozas, de esas que “embestían, nueve de cada diez” que decía Machado, celebrando esas supuestas mal llamadas despedidas de soltería, elevando a la gracia de la exaltación más burda del sexo en su manifestación más hortera y cruel, terminando todos y todas en la humillación festiva del hombre, de la mujer que ha de desnudarse, que ha de dejarse magrear, violar, follar . . . a tanto la risotada, a tanto la bestialidad aunada por cafres que dicen que ¿están de fiesta?, para que siempre sea la mujer usada, manoseada, tocada . . . el títere olvidable, reemplazable, porque solo se trata de una ¿puta, una descarada, una fresca, un jodida mujer que estaba muy “buena” y andaba provocando?. . .Todos muy verracos, todos muy reconocidos en su voluptuosidad animal . . . insana, inhumana . . . porque ese comportamiento es admitido socialmente, porque solo eran hombres machos y varoniles.

Porque, al fin, somos unos cobardes y no somos capaces de “no reírnos, de decir no, de mostrar nuestro desagrado . . .”, porque somos también cómplices por miserable silencio.

Y nos importa una higa que, al menos, una mujer en España sea violada cada siete horas, y es que tal vez hayamos llegado a pensar que esa forma de sufrir forma parte de su ¿naturaleza femenina?. Pues por eso.

 

Torre del Mar julio – 2.016

2517728 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO