Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
ROTUNDO TRIUNFO DE DIEGO CARRASCO Y TOMASITO, EN EL FESTIVAL FLAMENCO ON FIRE, CON UN ESPECTÁCULO LLENO DE EMOCIONANTES SORPRESAS

27/08/2016.

Durante la mañana asistíamos a una nueva experiencia, creada por este festival, que se llama Flamenco en los Balcones y en cuyo primer día acogió el cante y el toque de Diego del Morao, Jerónimo Maya, Juan Salazar, Eduardo Cortés y Montse Cortés, en tres balcones: el de la calle Mañueta (donde nació Sabicas), el de la Plaza del Ayuntamiento y el del hotel La Perla (donde paraba Hemingway cada vez que venía a los San Fermines). Fuente: AticoIzquierda

Durante la mañana asistíamos a una nueva experiencia, creada por este festival, que se llama Flamenco en los Balcones y en cuyo primer día acogió el cante y el toque de Diego del Morao, Jerónimo Maya, Juan Salazar, Eduardo Cortés y Montse Cortés, en tres balcones: el de la calle Mañueta (donde nació Sabicas), el de la Plaza del Ayuntamiento y el del hotel La Perla (donde paraba Hemingway cada vez que venía a los San Fermines).

 

También pudimos asistir en la plaza del Ayuntamiento a la puesta en escena del “aurresku gitano” creado por el saxofonista navarro Josetxo Goia-Aribe e interpretado en vivo por el bailaor sevillano Marcos Vargas. Por la tarde, Antonio Parra, hablaba de “El baile jondo, memoria de la belleza humana” dentro de las “III Jornadas sobre flamenco”, ciclo que tiene lugar en la sala de conferencias Baluarte.
 
En la sesión de la noche, la peña flamenca “Casa Sabicas” acogía el espectáculo “Flamencos de Navarra” compuesto por artistas locales que comienzan a ser profesionales y que entre otros méritos tienen el de mantener viva la llama flamenca durante todo el año. Es un espectáculo digno que agotó las localidades y fue muy aplaudido.
 
Ya, en el hotel Tres Reyes, dentro del “Ciclo Nocturno”, a la hora señalada y con las entradas agotadas, Diego Carrasco & Carrasco Family (Ané Carrasco, Curro Carrasco, Juan Grande y Maloko Soto) subían al escenario para presentar un espectáculo que tuvo dos partes protagonizadas principalmente por Diego Carrasco y Tomasito.
 
A Diego Carrasco y a Tomasito los encuadro dentro de los artistas inclasificables. Diego, aquel jovencísimo guitarrista, es hoy un artista joven por su frescura y su inventiva y su indiscutible capacidad de crear expectación comunicativa. Por eso, engancha a la primera a todo el que tiene ojos y corazón. Su voz de viejo cantaor, bella, imposible y negra nos dice mensajes de imaginativa creación, uniquita y casi perfecta. Hermosa como un grito de amor. Como una Lola Flores rota por la alegría: un lerele, un lerele, etc.
 

Qué mora suena la música, dirigida por el que inacaba los versos. Y aún así, todo semeja cuadrado en su compás, porque el compás es suyo. Y la música es suya también. Y de otros. Ay, Manuel Molina siempre eterno. Toda su música es hoy un recuerdo lejano de las notas primeras que él aprendió, pero la creación impone reglas que ni el mismo flamenco puede evitarlas. Ea, la ea, la ea. No sabía yo que te tenía tan dentro de mí. Sin tus labios, sin tus besos. Son los estribillos de las canciones más conocidas de Diego Carrasco que están recogidas en sus discos agotados. Parece que el espectáculo llega a su final, pero no. Diego saluda primero e invita después a Arcángel. El cantaor triunfador de la noche anterior se anima y salta al escenario. Canta improvisando de su repertorio, sin guitarra apenas, forma la más grande y pone al público de pie. Todos nos emocionamos. Viva el flamenco, grita alguien.
 
 

Después del descanso para beber y hablar, sale Tomasito. Tomasito es el resumen de sí mismo. Es el todo en una sola estética que únicamente a él pertenece. “El niño robot”. Otro artista inclasificable, porque sólo él sabe lo que es. Baila y canta, habla y no deja de moverse con la música imparable en su ritmo vivo y en su compás ajustado a la palabra entrecortada e inentendible a veces de los dos. Canta Maloko Soto para dejar que Diego respire. Parece que canta por Huelva, pero al final es una canción que suena a fandangos de aquella tierra. Baja el ritmo del espectáculo. Diego se pone filósofo y deja una teoría que nos parece algo surrealista. Pero, en realidad todo es para presentar la segunda sorpresa de la noche. Llama a su sobrino Farruquito, que estará esta noche en Baluarte, y éste demuestra generosidad dejando unos minutos por bulerías que vuelven a encender la noche.
 

Tomasito rapea con “Sobreviviré”, canta la “soleá punki”, que es una parodia, una parábola del mal cantaor. Pide un limón y le da un mordisco para demostrar que se siente como un limón. Una performance divertida. Se ríe, en realidad, de lo que parece que es. Y es lo que parece, un artista de muy difícil catalogación que tiene la virtud de hacer lo que le da la gana y conseguir que el público se divierta.
 
Tras casi dos horas de espectáculo, llega un final trepidante. Todos bailan mientras son presentados. Se les ve felices sobre el escenario. Y esa dicha la transmiten al respetable, que puesto en pie, aplaudiendo a rabiar y en un estado de júbilo colectivo, despide a los artistas por su triunfo bien ganado

2622912 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO