Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
E S T O S H I J O S N U E S T R O S . . .

27/08/2016.

. . . de nuestras entretelas, como dijes resplandecientes que parece que se parieron para iluminar y adornar las vidas de sus progenitores. Tan amorosos los papás y las mamás con sus retoños resueltos a hacer de ellos, tan amados, tan arrobados, sujetos y objetos de sus elucubraciones amantísimas, tan estudiadas en eminentísimos dosieres de las pedagogía infantil más actualizada. Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Con nuestros rubicundos infantes o morenazos en ciernes, chicuelos en brazos, en manos, en las íntimas preocupaciones de los padres, en su afán de hacer las cosas súper bien, más allá de las necesidades corrientes y molientes, abducidos por la irrupción de sus hijos tan queridísimos hasta el punto de haberse creído depositarios de "octavas maravillas del mundo" sin remedio y con mucha alharaca alrededor de los "chaveas".

A partir del ¡No! . . . inapelable que no se ha de nombrar de ninguna de las maneras, porque aseguran que el "no" es castrador, demoledor, paralizante, conductista y hasta nada motivador . . . para el hijo de sus entrañas y pasión volcada en el querubín de sus desvelos, hasta quedar desterradas las negativas que no han de aparecer en el limbo de nuestros, de sus hijos tan amados.

Aunque el muchachito vaya a cruzar una calle sin mirar, o introducir sus deditos en el enchufe, o pretenda, ¡inocente!, echarse un buchecito de disolvente u otro líquido no apropiado, a cambio del no por un razonamiento acorde al chiquilín que atenderá . . . o no la negativa imperiosa, mientras ha de preguntárseles siempre si quieren o no, si les apetece o no, si deciden una cosa o la contraria, siempre al vaivén que marquen los pequeños, en función, por amor y arte de sus potencialidades inimaginables . . . por desarrollar, sin la función limitadora de los adultos, de las mamás y los papás, que tratan de facilitar sin orientación alguna a los niños que "han de ir abriéndose paso según sus propios criterios", tan infantiles, utilizando el poder de sus adultos amantísimos en calidad de acompañantes facilitadores, hasta que logren convertirse, esos peques, ricuras inestimables, en los tiranos implacables de sus mayores, porque se les ha ido consintiendo hasta el ridículo, mediante incluso la propia insatisfacción y ansiedad de los niños que no saben "por dónde les da el aire" . . .¿o sí?.

Y así va haciéndose la historia moderna, con los nuevos aires pedagógicos y formativos. Aunque resulte que "ni tanto ni tan calvo". Como cuando nosotros éramos pequeños y nos llevaban de visita y antes de llegar nos advertían que si nos preguntaban que contestásemos que "ya habíamos merendado", y que por supuesto no debíamos ni enredar, ni interrumpir, ni preguntar, . . . atentos a que los mayores les indicaran . . . aunque ahora resulte que los niños pasen a ocupar, sin permiso y con desparpajo infantil, el centro de toda reunión, por muy adulta que se considere, hasta que logren provocar el hastío y agotamiento de los mayores que osen pensar, ¡oh desgraciados! . . . que los niños pueden llegar "a molestar".

Cuando esos hijos amados sean tan bien recibidos por sus progenitores dedicados a su crianza con la mejor y más exhaustiva información posible . . . al respecto.

Aunque luego esos príncipes y princesas soñados devengan en tiranuelos y déspotas injustos y lo que es peor . . . absolutamente infelices.

Pero en fin . . . ¡estos hijos nuestros! . . . que tanto queremos.

 

 

Torre del Mar agosto – 2.016

2522009 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO