Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Vocalía de Flamenco
Tomatito cala hondo y emociona

14/09/2016.

El almeriense ofreció un concierto con personalidad, de mucho calado y de indudable hondura •El concierto sólo fue perturbado por las voces gritonas y las continuas entradas y salidas del coro Texto. MANUEL MARTÍN MARTÍN Sevilla

Tomatito, en un momento de su actuación en la Bienal de Flamenco de Sevilla. |ESTHER LOBATO

Tomatito, en un momento de su actuación en la Bienal de Flamenco de Sevilla. |ESTHER LOBATO

El fervor que despierta Tomatito es siempre una garantía para ver teatros llenos. El almeriense es un artista de verdadero fuste y aunque ajustado al modo orquestina, que no al concierto estricto de guitarra, evidenció un manejo consumado del instrumento y una experiencia escénica cabalmente estudiada, con el valor de volver verosímil una historia compositiva nacida de la creatividad de Paco de Lucía pero con una técnica y una capacidad interpretativa espeluznante.

El concierto resultó, en consecuencia, de un gran valor extraordinario por su profundidad y belleza rítmica, claro que podría haber sido aún mayor si los cantaores, salvo dos, no fueran tan malos, pero con el plausible valor de que en ningún momento sentimos que el resto de sus músicos, y él mismo en particular, se esforzaran en demostrarnos cuán grandes eran. El ego quedó claramente supeditado a la música y eso, en estos tiempos, se agradece enormemente.

En otro orden de cosas, hay que subrayar que Tomatito supo hilvanar con renovado discurso y apabullante personalidad la rondeña, la soleá, el 'Two much love teme' o la seguiriya a rimo para cante con tangos, a fin de dar al concierto una unidad palpable dentro de su diversidad, y permitiéndole al espectador adentrarse en el espíritu, en el mundo del almeriense, con sus ilusiones, sus sueños, sus angustias y vistiéndolo con la música, estupendamente interpretada, que se funde en el devenir de lo muy jondo.

Las alegrías y 'Bulerías de la pluma' fueron una muestra de consolidadísima técnica, con guiños a Paco de Lucia pero sin desbordes innecesarios, y su encuentro con Jorge Pardo, tanto en 'La leyenda del tiempo', la cartagenera o un tema jazzístico con un Piraña exuberante, fue de una impresionante concentración y una honda comunicación con el pretérito, lo cual nos dio paso a un recital sin sobresaltos, a excepción de una bulería inaudible de los cantaores con rechinante griterío y un bolero de tediosa languidez, y, ambos, por tanto, con aversión para un oído educado en el cante gitano.

Y al cierre tangos con bulerías con la pena de nuevo del cante gritón e indescifrable, solo salvado cuando Tomatito se fundió con Jorge Pardo, sin duda dos fenómenos que cautivaron por melodías tan sentidas como bien servidas, de lo que se colige que el almeriense jamás, ni por un segundo, perdió el empuje, el brío y la contundencia del concierto, aunque perturbado por lo antedicho y por las continuas entradas y salidas del coro.

Empero, el balance sonoro se decantó en Tomatito, que, con muchas y atinadas novedades en su concepción, ofreció un concierto que podía haber resultado memorable pero que sí lo fue de indudable hondura, y tan cargado de introspección melódica que recibió el beneplácito del público con cerradas ovaciones. Y es que Tomatito sabe que para calar hondo en la audiencia hay que emocionar.

2390555 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO