Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
M A C H I S M O X X X

21/09/2016.

Es verdad que es motivo de diatriba encendida, de reacción contra lo que no entendemos que puede significar, desde nuestra perspectiva, desde la óptica de la igualdad y la libertad . . Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

. en lo que se refiere a la utilización de prendas específicas para las mujeres musulmanas, en este caso, cuando nos referimos al uso del pañuelo, del velo, de la moderación, exagerada desde nuestro punto de vista, en el caso exclusivo de la mujer, del uso del burka, de la ocultación e invisibilización de la mujer, siempre de la mujer, entendido que ha de ser la mujer la que ha de ocultarse, la que ha de procurar no mostrarse a nadie más que a los suyos, mientras a la vez se puede contemplar al macho, al hombre, vestido con normalidad, a menudo unos pasos por delante de la hembra . . . aunque muchas de esas mujeres insistan que al mostrarse de esa manera solo pretenden "hacerse respetar", y uno sigue sin entenderlo muy bien.

Y esas costumbres, esas manifestaciones cotidianas de desigualdad duelen, molestan y pueden llegar a ser inaceptables para quienes pertenecemos a otra civilización, ¿?, a otras costumbres, a otra tradición, a otra manera de haber evolucionado con mayor o menor acierto, y uno, anteponiendo el respeto a la decisión personal, llega a sospechar que a menudo esa costumbre que afecta a la mujer, que la invita u ordena a presentarse en público, cubierta, siempre cubierta, oculta, siempre oculta, solo es la expresión de una dominación machista, intolerable, retrógrada e injusta.

Y no admite la reflexión de que esa manera específica de "no mostrarse" solo ensalza y pone en valor el papel de la mujer, y más y con mayor razón cuando sabe con certeza que a menudo que acompañando esas mesuras en el vestir van incorporados unos recortes inadmisibles, discriminadores de derechos humanos e individuales que no pueden ser contemplados con comprensión . . . porque solo muestran el sometimiento personal y social de la mujer al hombre.

Y sin embargo uno no puede ni pretende ser tajante, ni siquiera en estos casos que ni comprende ni admite a bote pronto, y sin embargo . . . cuando uno va descubriendo el acoso diario, el abuso permanente, la crítica desproporcionada, insultante, personal, flagrante, impune que reciben miles, millones de mujeres en su pueblos, ciudades, en sus trabajos, en las calles, plazas, caminos, en sus casas . . . la exposición, en fin, que tienen estas miles y millones de mujeres en sus vidas corrientes y cotidianas a manos de los hombres, . . . donde y cuando tan fácil es sufrir una violación . . . cuantas veces pueda verse atropellada una mujer . . . donde, frecuentemente, vale menos que casi nada.

Por ejemplo, en nuestros países tan civilizados el 26% de nuestros menores sufren acoso y abuso sexual, a menudo en el ámbito familiar, y nos parece un horror a corregir y a combatir. En Egipto, el 98,7% de las mujeres habrán sufrido una agresión sexual, por lo menos a lo largo de su vida. Entonces el espanto se apodera de uno.

Y entonces uno escucha y entiende que muchas mujeres prefieren "ocultarse", taparse, invisibilizarse dentro de un burka como una grosera manera de "defenderse" del acoso masculino y machista.

Y por eso conviene refrenarse en las conclusiones cuando no tenemos ni idea del infierno diario de "nuestras hermanas", mujeres del mundo y en el mundo que han de sobrevivir bajo la amenaza letal y mortal de un machismo que no contempla la igualdad, el respeto . . . y tampoco la valía y la integridad personal, individual, sagrada, inatacable de sus mujeres que . . . han de ocultarse para huir del zarpazo ruin y machista, cobarde y machista, deleznable y machista.

 

Torre del Mar septiembre – 2.016  

2665672 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO