Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
¡A Y , E S O S D E B E R E S!

28/09/2016.

¿Dónde hay que firmar? . . . que firmo. Y a la porra esos deberes que alargaban y extienden la jornada académico laboral de los niños hasta extremos insoportables, con jornadas que superan las ocho horas diarias, mediante ese intento de"desentenderse" de los chicos, Texto: ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

curándose en salud, poniendo por delante la ristra de excusas en la formación integral y tal y tal de los muchachos, vía actividades extraescolares, academias para hacer los deberes, conservatorios, escuelas de idiomas . . . ocupando el tiempo de los niños hasta la extenuación con clases y actividades de todo cariz, dejando de lado el puro juego, el de antaño, el de los ratos que pasábamos los que peinamos canas o calvas jugando para hacer hueco a la merienda, aprendiendo a jugar y a respetar las reglas de los juegos, jugando a tope, a correr, a pillar, a esconderse, al pañuelo, a inventarse juegos, entre los amiguitos del barrio, del cole, en aquellas tardes que solían terminar en la biblioteca municipal del barrio, . . . y en casa, cenando con la familia, para irse a dormir prontito, con ¿el ladrillo refractario para templar la cama?, aunque de vez en cuando también debíamos dedicarle un tiempo a estudiar para el examen de turno, para no acumular lecciones sin memorizar . . . aunque nos las arreglábamos para intercalar algún tebeo entre las hojas del libro . . . atentos a que no nos pillaran las madres, mientras los deberes se hacían a la remanguillé . . . en un plis plas.

Recuerdo que hace muchos años, en los primeros años de mi labor docente, en los tiempos de la EGB, un joven inspector me dio las claves del acrónimo EGB, enseñanza general y básica, y por lo tanto universal para una infancia capacitada para superar los niveles exigidos, básicos y elementales, como pueden y deben ser los cimientos de cualquier edificio, para dotar a la ciudadanía de una formación elemental, básica y suficiente, basados exactamente en la lectura y en la comprensión de esa actividad tan abstracta como creativa, tan reconfortante como relegada a una parte más del currículo, a pesar de que a lo largo de mis cuarenta años de profesión siempre "nos han rogado" desde las Enseñanzas Medias y Superiores, que insistiéramos en profundizar en el gusto y dominio de la lectura, . . . aunque en un porcentaje elevadísimo no se haya hecho caso, reducidos los esfuerzos maestrantes en las escuelas de primaria a seguir el índice de los libros, disfrazada la dejación y la incompetencia magisteril en voluminosas programaciones que no servían ni sirven para nada, mientras se navega intentando que nuestros escolares se aprendan definiciones, hagan muchos problemas . .. aunque no entiendan nada porque . . . no sepan leer y comprender, hacer resúmenes, esquemas, redactar . . . aunque luego se pasen las tardes ocupándose en mil tareas "complementarias", no sustanciales, quitando tiempo al aprendizaje más básico y esencial: el juego.

A expensas de obviar un requisito fundamental, la tarea colegial, la tarea del maestro y maestra con sus educandos, con la muchachada a su cargo, contagiando entusiasmo, autoestima, estímulo, interés, esfuerzo, cooperativismo en el objetivo . . . por aprender, por fomentar la curiosidad, la creatividad . .. desde el propio espíritu colegial que ha de asegurar la formación, el aprendizaje, integral ,personal, social, académico, básico y universal . . . sin necesidad de extender la tarea estrictamente escolar al periodo de tiempo asignado por la ley.

Porque siempre entendí que la realización de deberes por el simple hecho de realizarlos . . . "lejos del colegio, lejos del maestro",. . . solo podría ocasionar en muchos casos el rechazo personal de muchos alumnos a realizarlos, y lo que es peor un empecinamiento en el error si es que resulta que el niño no sabe realizar correctamente el ejercicio encargado . . . y lo hace mal sin su maestro, sin sus compañeros al lado . . . para ayudar a quien necesite, precisamente, . . . ayuda.

¡Ay esos deberes que entretienen tanto a nuestros niños muy a su pesar, incluso sin que les sirva para aprender satisfactoriamente . . .nada!

 

Torre del Mar septiembre – 2.016

2435172 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO