Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
KNOCKIN´ ON HEAVEN´S DOOR . LLAMANDO A LAS PUERTAS DEL CIELO

14/10/2016.

Bob Dylan: premio Nobel de Literatura, por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición norteamericana de la canción. Bob Dylan: músico, cantante y poeta estadounidense. "Mujer, quítame esta placa, ya no puedo usarla más, se hace tarde, está demasiado oscuro para mí, me siento como llamando a las puertas del cielo. Llamando, llamando, llamando a las puertas del cielo, llamando, llamando, llamando a las puertas del cielo". Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Allá por los años 72 o 73 del pasado siglo, un amigo de carrera me comentó un día, recuerdo la calle, en el Casco Viejo, el momento más o menos, al atardecer lluvioso y gris de un otoño norteño, paseando por el callejero de la provinciana Vitoria, embutidos en nuestras trenkas, carpetas al brazo y todas las ganas de sorber la vida a borbotones, a grandes tragos: "Me ha traído mi padre de su viaje a Londres un single de un tal Bob Dylan. Lo he estado escuchando y me ha gustado mucho.Te lo voy a dejar para que lo escuches y me digas . . .". y a partir de entonces el vate Bob Dylan pasó a formar de la cinta sonora de mi existencia, de entonces a hoy, cuando he podido celebrar la concesión del premio Nobel de Literatura a "un piernas", cantautor, en nombre de cuantos otros se agarraron a una guitarra y siguiendo la estela del gran Woody Guthrie, de cuando viajaba de este a oeste en vagones de trenes de mercancías, tras "las uvas de la ira", tras la canción arrastrada y frágil, como cuando otro grande como Pete Seeger tomando el relevo nos fue emocionando desde el ritmo inagotable de su banjo y sus letras comprometidas, hasta llegar al frágil cantautor que sobrevoló fronteras , emociones, cabalgando sobre su armónica y su guitarra y su vos escasa, su voz cercana, su voz que "buscaba respuestas en el viento" . . .

Mientras en nuestra tierra, España, en plena dictadura, un tal Joan Manuel Serrat nos regalaba poemas de Antonio Machado, "el hombre bueno", musicados, entrañables, inolvidables allá por el año 1.969. Y Paco Ibáñez presentaba poemas de autores españoles, desde la edad de oro hasta el siglo XX, en el Olimpia de París . . . también en 1.969 . . . tan felices nos las prometíamos.

 

"Mujer, entierra mis armas, ya no puedo dispararlas más, esa gran nube gris se acerca, me siento como llamando a las puertas del cielo. Llamando, llamando, llamando a las puertas del cielo, llamando, llamando, llamando a las puertas del cielo".

 

Y pude descubrir en un bar de mala muerte, en una de aquellas máquinas de discos, de esos que se seleccionaban, por una o dos pesetas el tema elegido, la canción de Bob Dylan de "Llamando a las puertas del cielo".

Y desde entonces, una noche tras otra, acudía yo al tugurio y mientras tomaba un vino o dos escuchaba, una y otra vez, según "las perras" para poder gastar, la canción de Bob Dylan, hasta aprender el estribillo, qué menos, y poder dejarme sentir el estremecimiento de aquellas notas, de aquella letra que no entendía muy bien, sin saber exactamente que aquel cantautor estadounidense fuese a llegar a ser tan importante.

Y me sentía tan feliz y recuerdo que terminaba yendo a casa pletórico, satisfecho de haber escuchado una y otra vez . . ."Llamando a las puertas del cielo".

 

Y desde entonces pude comprender que era posible "llamar a las puertas del cielo", soñando que siempre podríamos encontrar nuestras respuestas en el viento.

 

"La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento. La respuesta está flotando en el viento".

 

Torre del Mar octubre – 2.016

2431748 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO