Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
¡V I V A E L V I N O!
"La chica se desplomó al suelo, la subieron a un carro de la compra y la ll

04/11/2016.

¡Viva el vino!, Que espetó el presidente Rajoy, tal vez o seguro, para congraciarse con la costumbre generalizada, asentada en el pensar de la ciudadanía, presta a brindar con alcohol, celebrar lo que se tercie con alcohol, ahogar las penas con alcohol . . . ¡Viva el vino!. . . y el gintónic, y la cerveza, y el pelotazo de camaradería jocosa y festera. texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Viva el vino!. . . y el gintónic, y la cerveza, y el pelotazo de camaradería jocosa y festera.

¡Viva el vino!, y el kalimocho y el rebujito, y la fiesta regada por alcohol, sin control, con generosidad, a cinco euros el pelotazo de whisky con cola, hasta el entontecimiento asegurado sin parar de celebrar la fiesta, hasta el despropósito, la borrachera imparable, la mala bebida, la gracia imparable, el desmayo, el coma etílico, . . .una niña de doce años que "muere tras un botellón".

 

"La pequeña se bebió junto a otros cuatro compañeros de su instituto una botella de ron y otra de vodka en un descampado durante cuatro horas . . . "

 

¡Viva el vino!, y la hipocresía que permita ahora lamentarlo, escandalizados. Mientras no hay celebración donde falte el alcohol, la copita para brindar, la copa para acompañar y cocer la comida, el copón para hacer la digestión . . . y sin traba, y sin sentido, "dando mal ejemplo a nuestros pequeños", aunque lo veamos todo muy normal, aunque el reconocimiento social no se crispe más allá de las palabras hueras. Mientras seguimos rodeados por la costumbre asumida del alcohol como buen acompañante, aunque más que menos, nos traicione de tiempo en tiempo y nos deje cientos o miles de adolescentes todos los fines de semana en las salas de urgencias . . . víctimas de borracheras, de comas etílicos, a un tris de la muerte estúpida . . . gracias al alcohol.

¡Viva el vino!, mientras callamos y disimulamos, para olvidar cuanto antes a esa niña de doce años "asesinada" por el consumo masivo del alcohol . . . seguramente porque está bien visto.

 

A diario puedo contemplar "alcohólicos" que negarían esa condición apurando de un trago una, dos, tres . . . copichuelas de aguardiente, de coñac, de anís . . . sin que ningún parroquiano mostremos, siquiera, incomodidad.

A diario también se puede ver por la tarde y la noche grupos alegres de paisanos dándole a los gintónics . . . hasta el embrutecimiento y la maceración de sus hígados convirtiéndose en letal foigrás.

 

Torre del Mar noviembre – 2.016

2429814 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO