Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
EL ESPÍRITU DE NAVIDAD

27/11/2016.

Woodie Guthrie decía que cuando le apretaba el hambre siempre elegía un barrio pobre antes de un barrio rico para obtener un plato de comida. El otro día, en el barrio de Tetuán de Madrid, a una inmigrante sudamericana, al ir a presentar su currículum vio como se lo rompían en su cara, le dijeron que no querían saber nada que no fuera "nacional". Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Y a otra inmigrante musulmana la dijeron que sí quería el trabajo debería quitarse el pañuelo que la cubría en el trabajo y fuera de él.

También, en cierto colegio público de ese mismo barrio madrileño, no hay costumbre de preguntar por ¿qué te han traído papá Nöel o los Reyes Magos, ni tampoco por su cumpleaños? . . . porque a menudo no ha habido regalos.

Comentaba la asistente social de ese mismo colegio que lo más difícil es lograr que los padres mantengan su autoestima y su dignidad frente a la dificultad creciente, casi insuperable, para atender a sus hijos.

El otro día me comentaba una profesora de Secundaria que había salido descompuesta de una tutoría, una reunión que había tenido con la mamá de un alumno, bueno y aplicado por cierto, y que se le echó a llorar en medio de la conversación cuando confesó que no le llegaba; solo ingresaba 400 euros al mes.

Y asomaremos una media sonrisa cuando veamos el anuncio de la Lotería de Navidad, y correremos a comprar un décimo por ¿si nos toca?, ¡seguro e improbable!.

Y volveremos a escuchar o contemplar el Cuento de Navidad de Dickens y el señor Scrooge nos mostrará, sin que nos lo creamos ¿verdad que sí, que la avaricia no conduce a nada y que solo compensa la generosidad.

Entretanto en este nuestro país, el de ¿la recuperación económica?, o eso nos repiten y repiten hasta que se convierta en ¿una verdad incuestionable?, siguen más de 84.000 hogares sin energía eléctrica. ¿Seremos capaces de imaginarlo sin indignarnos, sin ser capaces de denunciar el escándalo de la desigualdad sangrante e injusta?.

Y de paso el "Cristo por desenclavar" volviendo a nacer, una navidad más fuera de la comunidad que expulsó a su familia, en un abandonado portalón, junto a un pesebre buscando el calor animal, aterido, excluido, medio escondido de la comodidad que "no quiso saber nada" cos esa familia de "muertos de hambre".

Y veinte siglos después aún jaleando el folklore bruñido de oro y terciopelos . . . con el Cristo por desenclavar y bajar de la cruz.

El otro día una señora de "posibles", como se decía antaño, de "muchos posibles" confesaba que ella era ama de casa, dedicada a gestionar su hogar porque era muy grande. Tenía de ayuda el servicio de una persona interna, la cual desde las 8 de la mañana hasta las 9 y media de la noche, hacía la labor, limpiaba, hacía la comida . . . excepto un día libre, los domingos, y otra tarde libre a la semana. Todo ello por unos 800 euros al mes. En Navidad esta buena señora reforzaba el servicio con una persona más porque se le llenaba de familia su hogar, y es que ella celebraba la navidad con mucho espíritu cristiano, ¿?.

Y vuelta la burra al trigo, y ahondando la desigualdad que nos permita reconocer que ser millonario va a estar bien visto, en esta carrera loca por la admiración por el dinero del que se carece, con casi la mitad de la población en situación de precaria existencia.

Con un archimillonario como emperador electo del Imperio, con sueldos de miles de euros para nuestros presidentes de comisioes, para nuestros senadores de quienes nadie sabe muy bien qué hacen, . . . mientras se ahonda en el estatus que habrá de permanecer como sea para que los de arriba sigan obteniendo muchos más beneficios.

Ahora los sindicatos aspiran a exigir una subida de los sueldos de 1,8%.

Y de paso a los empresarios no se les va a olvidar el black friday, es decir el viernes de las rebajas, para tratar de liquidar los stocks y, de paso, también esquilmar lo que se pueda lo que quede en los bolsillos de los ciudadanos, no, de los consumidores, que volverán a celebrar, cuantas veces hagan falta, el "espíritu de la navidad" gastando todo lo que se pueda y no se pueda.

Dentro del espíritu de la Navidad que habrá de embriagarnos, qué remedio, a tanto los piñones garrapiñados o el champán de Moet Chandon, aunque en miles de hogares habrán de alumbrarse con velas, casi exclusivamente.

Y paralelamente sigue el espectáculo, en el retablillo de la política como si de juegos florales se tratara. Ahora toca entre Cristina Cifuentes que afirma que "los madrileños pagan con sus impuestos a los andaluces la sanidad, la educación y demás . . .", para que Susana Díaz se suba por las paredes y saque pecho, y se enfrasque en despistar presentándose muy ofendida.

¡Qué se le va a hacer!, si viven las presidentas del espectáculo que generen.

Mientras los madrileños de a pie sufren desahucios, así como también pagan las consecuencias de la anterior alcaldesa de Madrid que facilitaba viviendas sociales a los fondos buitres, por ejemplo, en tanto su presidenta Cristina sigue echando balones fuera.

Y los andaluces gobernados por la costurera Susana, atentos a despegarse de su última posición en cuanto al desempleo nacional, muy clientelares con los socialistas que llevan ya más de 30 años intentando enmendar la plana, con ahora su nueva presidenta que parece ya haber desojado la decisión de presentarse a la Secretaría general . . . ungida por el gran muñidor, exconsejero muy pagado de sus circunloquios el tal Felipe González.

Y todo ello muy metidos en el espíritu de la navidad, gracias al cual deberemos dejarnos hasta el último céntimo.

Y los cajeros cerrados de los bancos mantienen el calorcito para organizar un belén con cartón en el suelo, para aislar el frío de las baldosas.

 

Torre del Mar noviembre – 2.016

2665671 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO