Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
N A V I D A D

02/12/2016.

Y llegó el ángel y sobre el portal anunció "Paz a los hombres de buena voluntad". Y ya se han magnificado las calles principales de nuestras ciudades de luces y relumbrones, de tiendas engalanadas de tentaciones baratas o no tan baratas, que deslumbran como el oro que es de papel de brillo, con el gentío abarrotando las avenidas y las tiendas, con los niños de la mano, y los cotillones acumulando reservas, y en plena efervescencias las comidas y las cenas de empresa, a tanto el menú, pura alegría, pura fraternidad, al menos mientras dure el brindis Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

Y "Plácido de Berlanga" ya ha comprado el motocorro, presto a cumplir con el pago riguroso de las letras que le ahogan, mientras él ha depositado toda su esperanza en el motocarro que mejorará las posibilidades de Plácido de ofrecer . . . un mejor pasar a su familia, esperando celebrar la navidad en familia en su desvencijado hogar.

Mientras arrecia el frío y aprieta la cellisca, y los sabañones de los pobres ya solo se ceban entre quienes los ocultan porque pretender disfrazar que son pobres.

Y la Navidad se anuncia en televisión, y nos repiten hasta la náusea el anuncio lacrimógeno para animarnos a gastar en la lotería como última esperanza en el dinero que ¿hará más felices a los afortunados?.

Mientras ya suenan los villancicos en los hípermercados, y los papás noëles, y los olentzeros, y los reyes magos, . . . ya van apartando cantidad ingente de dinero para asegurar la efímera felicidad de los niños al abrir los paquetes, aunque haya que acopiar juguetes baratos, de segunda mano, por pura caridad a más de tres millones de niños . . . que también intentarán ser felices.

Y el niño dios aposentado en pesebres de teca, de mármol, alabastro, porcelana dorada, oro puro . . . en un pesebre adornado de espumillón, para echarle unos rezos rápidas en la Nochebuena.

Mientras, hoy, inaugura el padre Ángel el primer Robin Hood, un restaurante en el centro de Madrid, junto a su dueño, un restaurante que dará de desayunar y comer a los clientes que habrán de pagar los precios asignados. A la hora de cenar los indigentes que lo deseen podrán ocupar las mesas de ese restaurante, atendidos por los camareros del local, para que puedan rellenar su hambre con la dignidad que se merecen.

Aunque no todo vaya a ser felicidad, porque la desigualdad es dañina y letal.

Hoy, en el barrio de El Pilar, han aparecido los cadáveres de dos hombres, españoles, intoxicados por la bombona de butano que calentaba su hogar, una furgoneta aparcada en un descampado.

Feliz Navidad, y que el dios de los pobres siga naciendo en un pesebre de Belén, desvencijado y lleno de corrientes. Pero esto ¿a quién le importa?

 

Torre del Mar noviembre – 2.016

2470953 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO