Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
EL NUEVO MUNDO

04/12/2016.

Que amanece a diario por hacernos olvidar el pasado aún caliente, ya no digamos del que hace tiempo que se desvaneció.. Texto: ANTONIO GARCÍA GOMEZ

Recuerdo de cuando comer en casa tenía horario, y la familia se reunía alrededor de una mesa, para mirarse, siquiera a hurtadillas, donde además se daba por sobrentendida cierta jerarquización en los roles, en los que los padres hablaban y los hijos escuchaban, y los abuelos masticaban sin dientes, y a veces la madre, normalmente ella, solía animar a alguno de sus retoños: Anda cuenta lo que me has dicho antes, y entonces contábamos algunas de nuestras cuitas y cosas, tras haber superado el filtro de la madre. Y nadie se adelantaba a levantarse de la mesa, con o sin permio, . . . aunque en cuanto eso empezó a permitirse que cada quien comiera cuando le fuera bien, por cierto frente a la “caja tonta”, la familia en anfiteatro, porque ya jamás volvió a cerrarse el círculo.

Dicen que están investigando y perfeccionando sobre unas nuevas drogas, sustancias de laboratorio dicen, que podrán mantener a la ciudadanía, ni triste, ni feliz, sino simplemente en pura inercia existencial, acrítica, en virtud de las exigencias que el establismenth vaya requiriendo a cada uno, que ya no tendrá que sufrir mucho más, ni siquiera, ni tampoco euforia o alegría, porque se podrá vivir, sin mal vivir, y tampoco sin bien vivir. ¡Vamos!, al tran tran de la domesticada sofisticación.

Ayer me comentaba una amiga, profesora de Secundaria, que sus alumnos, en su totalidad, desconocen el significado de la palabra “moral”, así como tampoco eso tan viejo como “los principios, los valores”. . . . y es que, efectivamente ¿quienes les han hablado alguna vez de esos conceptos?, ni en casa ni en los colegios, como para que ellos sepan de ¿qué carajo les están hablando?.

Mientras se persigue “la felicidad” a título de urgencia y perennidad a quienes desde tan pequeños, los infantes, ya muestran síntomas de irascibilidad, ansiedad, insatisfacción continua, malhumor malcriado, mientras van consiguiendo todo lo que quieren a golpe de berrinche, chantaje emocional . . . y exigencia innegociable, como pequeños facinerosos.

Por otra parte nuestro flamante gobierno pepero, en minoría simple y pacto que lo sostiene “muy constitucional”, pues ya lleva 21 vetos a propuestas de la oposición, acogiéndose a un artículo de la Constitución que les permite paralizar toda evolución en función de evitar cualquier gasto extra. Y así Rajoy y sus secuaces se pueden permitir el hipócrita oxímoron de “abogar por el máximo diálogo no renunciar a ninguna de las medidas esenciales de la pasada legislatura”.

Para terminar contando el “más difícil todavía” y dejándonos entrever el “nuevo mundo” que nos aguarda.

Resulta que de “motu propio”, el presidente de la constructora Cementos Chihuahua, empresa mexicana, se ha ofrecido a colaborar en la construcción del muro que Trump quiere levantar entre EEUU y México, aduciendo eso de “no podemos ser selectivos. Tenemos que respetar a nuestros clientes a ambos lados”. Absoluta falta de moralidad que también su pone que desconocen.

Torre del Mar noviembre – 2.016

2388644 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO