Asociación de Vecinos de El Palo

El Copo Digital Actualidad

Opinión
LA CONSTITUCIÓN

07/12/2016.

La ley de leyes, la gran ley, la ley fundamental de la que emana la razón de ser del Estado, la razón de la ciudadanía puesta en el pináculo del interés general . . . sobre el que ha de velar . . . La Constitución. ¿La Constitución? . . . Texto. ANTONIO GARCÍA GÓMEZ

invocada, argumentada, interpretada, puesta del lado de los buenos, olvidada, prostituida, a los pies de la grandeza que, precisamente, debería preservar la razón de ser de una Constitución garante de los derechos de los desheredados, al servicio de una ciudadanía que sufre y no llega a fin de mes, que pierde su vivienda, que envía a sus hijos a estudiar en barracones, . . . que ha de soportar las coartadas de los corruptos, de los enriquecidos, de los defraudadores, al dictado de la inclemencia que reparte y anega la injusticia social, en nombre de una Constitución que no ampara, salvo el establishment, el orden establecido, 

convertida la Constitución, lay de leyes, en papel mojado para los desfavorecidos, papel de rey para proteger a quienes viven y se sirven de esa Constitución en la que casi nadie cree.

En aras de una Constitución exánime, en virtud de la cual se incumplen los derechos que dice defender, entre los parabienes de los próceres que disfrazan la tragedia cotidiana de millones de compatriotas.

Sin responsabilidad política a la que engancharse, para reclamar la incompetencia o la impunidad, como asegura el actual titular de Justicia que asegura que un resultado electoral exime cualquier responsabilidad política, contra toda coherencia y ética política.

Y continúan celebrándose los fastos de La Constitución, con la inercia de la huera  desidia por hacer cumplir esa magna ley que solo es manoseada por los autoproclamados guardianes de sus esencias, en aras de salvaguardar sus propios privilegios, las prebendas de sus aforamientos, de sus cambalaches en virtud de una casta encofrada en el espíritu devorado de una Constitución en la que ya nadie cree.

A pesar del significado festivo, mientras el personal aprovecha la fecha para disfrutar el día . . . aunque no puedan privarse de la angustia de la realidad chata e implacable de un futuro incierto, cuando no negro, cuando ya no se confía en que nuestros hijos lleguen a vivir mejor que sus mayores.

 

Madrid    diciembre – 2.016

2435265 visitas. Asociación de Vecinos y Vecinas de El Palo © 2017. Info. legal
Diseño web AgeO